20 de noviembre, concentración por unos equipamientos deportivos dignos en el barrio

66

Desde hace varios años, estamos solicitando al Ayuntamientos equipamientos e instalaciones deportivas dignas para que sea posible practicar deporte en el barrio, ya que apenas contábamos con los campos del Centro Cultural Los Rosales y un par de pistas repartidas por todo el barrio sin apenas mantenimiento. Las necesidades deportivas son numerosas, pero especialmente grave es el problema de los clubes del fútbol, ya que en el barrio cerca de 450 niños y niñas están inscritos en las Escuelas del Racing Villaverde y del Santiago Apóstol sin contar con instalaciones adecuadas. Además de tener que entrenar apiñados y en horarios nada acordes para los niños de esa edad, la falta de un campo de fútbol de césped hace que tengan que irse fuera del barrio siempre para jugar los partidos y pagar a otros clubes (privados) porque no pueden jugar ni entrenar. Por no hablar de las heridas y roces que provoca tener que entrenar en un tipo de instalación que prácticamente ya no existe en ningún barrio de Madrid, salvo el nuestro. Para protestar por la situación, en su día [email protected] [email protected] adecentamos el solar de la calle Estefanita y colocamos unas porterías para que los niños y niñas pudieran jugar y a raíz de aquello, el Ayuntamiento destinó una partida para construir un “deportivo básico” que debe estar terminado a finales de año. El problema de esta instalación, además de que los fondos europeos (FEDER) que están sirviendo para financiarlo exigían una serie de características que han provocado que se hayan construido pistas de deportes bastantes desconocidos (pana, mini-pitch…), es que el Ayuntamiento opta por una gestión totalmente privada que provocará que la empresa que obtenga la adjudicación necesite sacar rentabilidad de una instalación que, por sus características y pistas de deportes desconocidos, será muy difícil sacar rendimiento si no es a través de una cesión casi completa a algún club privado (podéis ver las condiciones en este enlace). El Ayuntamiento de Madrid nos habla de que está prevista una segunda fase (como siempre), pero de la cual no existen plazos, ni proyecto, ni nada más que palabras. Desde hace tres años venimos peleando por mejorar la situación junto al Racing Villaverde y al Santiago Apóstol. Hemos ido juntos a numerosas reuniones donde sólo hemos recibido buenas intenciones y ningún compromiso. El pasado mes de octubre fuimos a la última reunión con el Concejal del distrito y allí nos dejó claro que no iban a invertir ni un euro en deporte en el barrio en 2015 y que todas las peticiones tendrán que seguir esperando. Por ese motivo hemos decidido adoptar otra serie de medidas para reivindicar de forma clara la necesidad de la mejora y ampliación de las instalaciones deportivas del barrio de Butarque. Las dos primeras serán una campaña de recogida de firmas exigiendo: – No a la privatización del nuevo equipamiento deportivo. Por unas instalaciones de [email protected] y para [email protected] – Por la construcción de una segunda fase que contemple un pabellón y una piscina cubierta, para poder ampliar la oferta de deportes que se pueden practicar en el barrio. – Por la instalación de césped artificial en el campo de fútbol de la Avenida de los Rosales. Para firmar, se puede hacer de diferentes maneras: – Descargando la hoja de firmas desde este enlace – Firmando los comercios del barrio que ya tienen las hojas. – El viernes 14, desde las 15:30 a las 17 horas, en la puerta de los colegios El Greco, Ausias March, Los Rosales y Europa. – El domingo 16m de 12 a 14 horas, en el bulevar de la calle Berrocal. Y para que el Concejal oiga bien nuestras peticiones, hemos convocado una CONCENTRACIÓN del jueves 20 de noviembre a las 18 horas en la puerta de la Junta Municipal (Calle Arroyo Bueno 53), donde os pedimos que llevéis cacerolas, bocinas, o cualquier elemento que haga ruido. También os animamos a llevar pancartas en las que se exijan unas instalaciones deportivas dignas para el barrio. Esperamos vuestra colaboración y apoyo, porque para un barrio como el nuestro, con tantos niños y jóvenes (que serán mayoría en unos pocos años), ofrecerles espacios y alternativas para practicar deporte resulta fundamental.