Agua: Nos cierran el grifo

74

Nos cierran el grifo o nos lo encarecen, es decir, nos privatizan el agua. Da igual que sea agua vida (la que necesitamos para beber o cocinar, alimentarnos y asearnos que debiera ser gratuita siempre); agua ciudadanía (la que utilizamos como seres humanos para refrescarnos o regar nuestros parques); o agua mercado (utilizada por las empresas para fabricar sus productos o realizar sus actividades). De cualquier forma se quiere convertir el agua (un elemento vital y escaso) en una mercancía. ¿Por qué? Porque es un monopolio y, por tanto, un buen negocio para unos pocos. No podemos instalar otro grifo u otras fuentes del líquido en nuestras casas para sacar agua. Estamos obligados a consumirla y quieren que la paguemos en “euros”, muchos euros más de lo que cuesta recogerla, depurarla, canalizarla y servirla. El precio lo pondrán ellos. El proceso de privatización del CYII se puso en marcha desde hace varias décadas. En los años ochenta del siglo pasado se pusieron los primeros pilares para su privatización. Pero en el 2001 comenzó su “patrimonializacíon”, es decir, los beneficios del CYII que siempre fueron bienes públicos y estuvieron regulados por el derecho público se transformaron en bienes patrimoniales, regulados por el derecho privado; y se crearon más de 30 empresas instrumentales o “vehículos” para poder hacer negocios con el agua en Latinoamérica. Ahora el CYII es una transnacional que explota a sus trabajadores y roba a los indígenas allí donde opera. Y eso que tan mal se hacía fuera, se quiere hacer también aquí, en Madrid, con el agua de Madrid, de manera oculta y solapada para que no nos enteremos los trabajadores ni los ciudadanos. El CYII es como una colcha de retazos, formada por muchos pedazos, cada uno de los cuales es propiedad de los municipios y también del estado. En mayo pasado se firmó un convenio por el cual el Ayuntamiento de Madrid puede cubrir alguno de sus agujeros en los presupuestos del 2012 con dinero que le dará el CYII, todo ello a cambio de un 10% en acciones de la nueva empresa privada que gestionará el agua. De manera menos “fina” se procederá con el resto de los municipios, a quienes la CAM debe mucho dinero. Los van a chantajear: Si no firman los convenios de encomienda con la nueva sociedad privada del agua, la CAM no les pagará lo que les debe. Por eso es importante que estemos informados, atentos y movilizados para evitar dichos chantajes; para advertir a los políticos locales que no deben dejarse intimidar por el gobierno de la CAM que quiere hacer del agua una fuente más de financiación de su política del “ladrillo”; y también para exigir que el gobierno de la Nación actué y por medio del Ministerio de Medio Ambiente o de la Confederación Hidrográfica del Tajo, revierta las encomiendas realizadas, reasuma sus competencias así como la titularidad de los bienes que son suyos (nuestros) antes de que los conviertan en mercancía y riqueza de unos pocos. Si no lo hacemos se privatizará la gestión del agua y venderán todo el patrimonio del CYII, acumulado en 160 años. Las tarifas del agua se dispararán (como ya se hizo con el agua privatizada en Latinoamérica), los estándares de calidad del agua bajarán (pues solo la empresa pública los mantiene por encima de los obligatorios), y en vez de ahorro se potenciará el consumo (y por tanto el negocio) de un liquido limitado y finito, por lo que los más pobres podrán verse muy afectados. Los seres humanos estamos constituidos por agua en un 70%, aceptar la privatización del agua es aceptar que se privatice el 70% de nuestra naturaleza. La movilización puede parar esta privatización. Exijamos la celebración de un referéndum vinculante contra la privatización del CYII. Plataforma contra la privatización del CYII