El recorte de gasto en Madrid obliga a seis hospitales a compartir el mismo hematólogo

Los hematólogos se quejan de que, con esta falta de equidad, no se atiende en igualdad de condiciones a los pacientes con enfermedades hematológicas que acuden a las urgencias de los nuevos hospitales o que, estando ingresados, sufren complicaciones durante el fin de semana, días festivos o fuera de la jornada habitual en días laborables. “Sencillamente porque durante esas horas no existe ningún hematólogo de guardia que se encargue de ellos”, se queja Rafael Bornstein, del servicio de hematología y hemoterapia del Hospital Central de Cruz Roja de Madrid. La Consejería de Sanidad implantó en el verano de 2008 un nuevo modelo de guardias que consiste en la atención centralizada de las urgencias de los servicios de transfusión de los seis nuevos hospitales por un único hematólogo de guardia localizado, ajeno a la plantilla del centro, externalizando estos servicios y “disminuyendo su calidad asistencial”, añade. “Pero el hematólogo de guardia está contratado por Sermas y se encarga de esta función específica de hemoterapia (transfusión de sangre), no cubre otras urgencias hematológicas que sí son atendidas en los restantes hospitales de Madrid por el médico de guardia especialista”, añade el especialista. Los responsables de la Consejería de Sanidad de Madrid sabían que esta decisión, adoptada en función de criterios exclusivamente económicos según los hematólogos (“se ahorran 500.000 euros anuales”), era una decisión temeraria. Las instancias profesionales les hicieron saber que este “nuevo modelo” conlleva una demora en el diagnóstico de enfermedades. “Las leucemias agudas o los trastornos hemorrágicos severos no pueden esperar 48 horas a ser atendidas”. La cobertura de un único hematólogo de urgencias en diferentes hospitales con distancias de hasta 70 kilómetros obliga necesariamente a posponer la atención de pacientes que requieran al mismo tiempo una asistencia urgente durante la guardia. “¿Qué pasa si la persona de guardia está en un hospital y lo llaman urgentemente de otro que está a 50 kilómetros?”, insiste. El sistema deja al azar la posibilidad de recibir demandas simultáneas de atención urgente. Sanidad responde: “No vamos a extender el modelo a todos los hospitales” Fuentes de Sanidad de la Comunidad de Madrid cuentan a El Confidencial que la nueva estrategia responde a una cuestión de capacidad: “Los nuevos hospitales son muchísimo más pequeños que los demás, por eso las urgencias de hematología de los nuevos hospitales las hemos fusionado en el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid”. Además, añaden que en ningún momento se está produciendo una desatención de pacietnes en Madrid como consecuencia del modelo de guardia en Hematología en los nuevos hospitales. “Estos centros centros cuentan con un servicio de guardia permanente que garantiza el suministro de la sangre y el soporte técnico 24 horas al día, 365 días al año”, comentan. Asimismo, las mismas fuentes calman a los hematólogos diciéndoles que no es cierto que se vaya a extender el nuevo modelo a los grandes hospitales como el Gregorio Marañón o La Paz. “La guardia de hematología seguirá como hasta ahora en los grandes hospitales, porque son los que realmente acogen el mayor tráfico de pacientes”. Además, aseguran que ante cualquier cambio de modelo se reunirían con las asociaciones afectadas. “Al no haber intención de cambios, no se ha anunciado nada”. Asimismo, en estos hospitales las urgencias que no cuentan con especialista, incluida hematología, o que requieran una técnica que no corresponde al centro, son “trasladados a otros centros que prestan la especialidad y/o técnica. Hasta el momento, la incidencia de traslados por causa hematológica ha sido mínima”. Sin embargo, los especialistas se quejan de que este nuevo modelo de guardias se suma a otras medidas anteriores que ya han disminuido de forma importante la calidad de la asistencia sanitaria de esta especialidad. Medicas como la disgregación de los servicios o la falta de responsabilidad directa de los hematólogos en el funcionamiento del laboratorio de hematología.