IES Juan Ramón Jiménez o la supuesta eficiencia

466

Hemos superado una década en la que desde Butarque Villaverde, como respuesta a las necesidades educativas de un barrio con un rápido y elevado crecimiento demográfico y como alternativa a la masificación que venía sufriendo el IES El Espinillo,venimos demandando la construcción de un Instituto de educación secundaria y bachillerato.

La falta de planificación y la falta de inversión en infraestructuras educativas públicas por parte de la Comunidad de Madridhizo que ésta pusiera en marcha la solución temporal de convertir en el curso 2011/2012 el CEIP El Greco en CEIP El Greco, ofertando en Butarque plazas públicas de un IES inexistente. Y así durante cuatro cursos, en aulas y espacios diseñados para primaria. En este periodo parte de las actividades lectivas no solo se realizaban en el CEIPSO El Greco, sino también en el CEIP Ausiàs March. Señalar que el CEIP Ausiàs March era un centro de reciente creación, cuyo alumnado anteriormente también había sido acogido en el CEIP El Greco y al comienzo del curso 2011/2012 era desplazado a diario a otro centro en Vallecas al no estar finalizada la primera fase de este centro.

En el curso 2015/2016 el alumnado del IES Juan Ramón Jiménez estrenó la primera fase del instituto. La segunda fase que debería haberse finalizado al inicio del curso 2016/2017 no estuvo operativa hasta principios del año 2017. En septiembre de 2017 se abren de nuevo las aulas con una tercera fase en obras que a la fecha no se ha terminado de ejecutar.

Durante tres años consecutivos nuestras hijas e hijos asisten diariamente a clase entre obras, dificultando la convivencia y el normal desarrollo de las mismas. Se está construyendo aún la tercera fase con incumplimiento total de plazos. En ella se contempla la ejecución del gimnasio, lo que supone situaciones tan inadmisibles como que se desarrollen clases de educación física en el hall del centro, o que en tiempos de descanso apenas dispongan de un metro cuadrado por alumna y alumno. La Consejería de Educación se justifica con las sanciones impuestas a la empresa adjudicataria. Es la educación de nuestras hijas la que está en juego y esto no tiene precio.

La Comunidad de Madrid a lo largo de estos años nos ha estado engañando: en un inicio se había proyectado un instituto en tres fases, sin embargo a día de hoy cuando esta tercera fase  haya llegado a su término el instituto aún no habrá completado su construcción. Los pequeños avances conseguidos han sido gracias a las presiones y movilizaciones de madres, padres, vecinas y vecinos.

En las dos últimas reuniones con la Dirección del Área Territorial Madrid Capital, se nos informó primero que la proyección completa del instituto contemplaría cinco fases, mientras que en la segunda se nos habló de cuatro fases. Esta última está condicionada a la solicitud que la Comunidad de Madrid realizó al Ayuntamiento de Madrid de, adaptación del planeamiento mediante el incremento de edificabilidad de una parcela con el fin de posibilitar la ampliación del IES Juan Ramón Jiménez. La misma fue aprobada en Junta de Gobierno de la Ciudad de Madrid el pasado 20 de diciembre de 2017. Sin embargo, el tiempo que ha durado este proceso ha servido a la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid para justificarse y trasladar la demora de la licitación de esta última fase a la Administración local. No obstante, este proceso no exime de responsabilidad a la Comunidad de Madrid y su nefasta política de construcción por fases, hechos que venimos padeciendo y denunciando las madres y padres durante años.

El cuatro de enero de 2018, hemos registrado ante la Dirección de Área Territorial Madrid Capital, nuevo escrito en el que además de requerir la inmediata licitación y ejecución de todas las obras pendientes en una única fase y que las mismas sean ejecutadas antes de septiembre de 2018. Solicitamos soluciones propuestas para la escolarización del curso 2018/2019 en el que se aseguren todas las plazas del alumnado de centros adscritos, así como de alumnas y alumnos ya matriculados actualmente en el centro desde 1ºESO hasta 2ºBachillerato y cuyas medidas no excluya del centro a ninguno de estos. De cara al próximo curso nos enfrentamos con un grave problema de escolarización, que en gran parte depende de la demora de las obras. A su vez solicitamos que para cubrir toda la demanda, la actividad lectiva pueda desarrollarse en turnos, diurno y vespertino, a fin de dar cabida en el centro a todo el alumnado y poder disponerse por parte de la Comunidad educativa de los espacios necesarios para el desarrollo de sus actividades, garantizándose así la escolarización de todas y todos.

Como no puede ser de otra manera estamos programando actuaciones y movilizaciones a fin de conseguir un Instituto completo, el Instituto público que merecen nuestras hijas e hijos.

Denunciamos además el elevado número de suspensos que se vienen produciendo en determinadas materias como matemáticas y los exigentes criterios de evaluación que este departamento marca a las alumnas y alumnos. Nos sentimos impotentes ante el equipo docente que no admite autocrítica al respecto, en lugar de trasladar confianza y motivación al alumnado, les achacan que tienen bajo nivel académico, señalando de esta manera a los centros de primaria del barrio, CEIP El Greco y CEIP Los Rosales como responsables. Llama la atención que el pasado curso tan solo promocionaran en junio dos alumnos de 2º Bachillerato, o el elevado número de suspensos en 4º de la ESO.

Este curso, hay seis aulas en 1º ESO superándose 30 alumnas o alumnos por aula. Al inicio del mismo se intentó dejar sin plaza alumnas de 4ºESO, repetidoras sin ofrecerles alternativas algunas u obligándoles a elegir itinerarios diferentes por la falta de plazas.