La Escuela de Fútbol del Racing Villaverde comienza su segunda temporada con más de 260 alumnos

186

La temporada pasada, con el objetivo de mejorar y ampliar la práctica deportiva en el barrio, El Club de Fútbol Racing Villaverde, fundado en el año 1972, se unió al Club Deportivo Europa Villaverde y a las Asociaciones de Vecinos de Butarque y Los Rosales para crear la Escuela de Fútbol Racing Villaverde. Los principios de la escuela están muy claros: trabajar con niños y niñas del distrito para introducirles en la práctica deportiva a partir de unos principios y valores basados en la igualdad, la solidaridad y el compañerismo. Un proyecto ilusionante que desde el principio ha contado con el interés de muchos vecinos del barrio y que se pretende ampliar con el paso de los años. 18 EQUIPOS Y MÁS DE 260 NIÑOS Y NIÑAS En este segundo año han aumentado considerablemente el número de equipos que conforman la escuela, pasando de 12 a 18: cuatro chupetines (4 y 5 años de fútbol sala), cuatro Prebenjamines (6 y 7 años de fútbol sala), tres Benjamines (8 y 9 años, uno de fútbol sala y dos federados de fútbol 7), un Alevín (10 y 11 años de fútbol 11 federado), dos infantiles (12 y 13 años de fútbol 11 federado), un Cadete (14 y 15 federado en fútbol 11), un Juvenil (16 a 18 años federado) y un Sénior también inscrito en la Federación de Fútbol de Madrid. Además cuenta con un equipo de veteranos que juega en la liga municipal de fútbol 11. En total más de 260 niños y niñas de todas las edades, lo que la convierte en uno de los clubes deportivos más importantes del distrito. UNA ESCUELA DE FÚTBOL SIN CAMPO El mayor hándicap para la Escuela es no poder contar con unas instalaciones deportivas adecuadas para su tamaño. Así, están obligados a utilizar diferentes campos del distrito en unas condiciones que en nada ayudan su labor. Los más pequeños tienen que utilizar un campo de fútbol sala situado en el Centro Cultural Los Rosales que comparten con otros clubes, de manera que nunca pueden entrenar utilizando un campo entero. El campo de Fútbol 11 no tiene césped artificial, es de tierra, y cuenta con unas dimensiones muy reducidas. Los mayores, el equipo Sénior y Juvenil, juegan sus partidos en el campo de Oroquieta, donde el horario que se les ha asignado es el último de todos, aunque cuentan con una antigüedad en la instalación de más de veinte años, con lo que los muchachos, de 16 años en adelante, terminan de entrenar pasadas las once de la noche. Además, es habitual que desde la dirección del polideportivo, dependiente de la Junta Municipal de Villaverde, se varíen los horarios de partidos que afectan al Racing Villaverde, aunque estos hayan sido firmados anteriormente por el responsable de la instalación. NECESIDAD DE INSTALACIONES Una escuela de este tamaño necesitaría que la Junta Municipal de Villaverde le concediera alguna instalación para que pudieran entrenar todos sus equipos y poder hacer un proyecto de futuro. Para ello se necesitaría ampliar las instalaciones deportivas existentes. Una solución sería la construcción de un polideportivo en el barrio de Butarque en el solar destinado a ello en la calle Estefanita, que permitiera que los niños pudieran practicar el deporte de base en unas instalaciones adecuadas y suficientes. Este verano, ante la negativa de la Junta Municipal de abrir las instalaciones del Centro Cultural en el mes de agosto, el equipo Juvenil y Sénior tuvo que entrenarse en el campo de fútbol que los vecinos del barrio construyeron con sus propias manos para paliar el déficit existente. Resulta fundamental que el Ayuntamiento de Madrid se implique en ayudar a este tipo de clubes que buscan una actividad dirigida a los más jóvenes, y para ello debe construir y mantener en condiciones adecuadas las instalaciones deportivas. A pesar de las dificultades, en el Racing Villaverde todo es ilusión ante el inicio de una temporada que pretende ser el de la consolidación de un proyecto fundamental para los niños y niñas del distrito.