La FRAVM, contra la subida del IBI y los recortes sociales aplicados por el Ayuntamiento de la capital

48

El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que los propietarios de los dos millones de viviendas, garajes, trasteros y locales registrados en la capital están obligados a pagar subirá una media anual de 5,7% desde el año 2012 hasta el 2021. Algunas vecinas y vecinos ya han comenzado a recibir la notificación del pago de una contribución que, desde el año 2003, se ha encarecido un 147%. Durante el taller, impartido por el presidente de la AV Majadahonda, Miguel Moreta y el asesor legal de la FRAVM, Raúl Maíllo, se recordó que en la determinación de la impuesto no se considera la capacidad económica de las familias ni se incluyen mecanimos correctores que frenen el impacto del gravamen a las familias más desfavorecidas. Se trata, por tanto, de un impuesto alejado de la política fiscal progresiva y redistributiva que defiende el movimiento vecinal para mitigar los desequilibrios sociales. Además, la actualización del valor catastral de las viviendas se llevó a cabo en pleno boom inmobiliario. Así, en muchos casos el impuesto remite a un valor situado muy por encima del valor de mercado actual. Moreta, cuya asociación lideró una activa campaña vecinal contra el incremento del IBI en su municipio que se tradujo en el registro de miles de recursos, insistió en la necesidad de estudiar con lupa cada recibo para verificar que los datos incluidos en el recibo son correctos. “La actualización de los valores catastrales se hace con trazo grueso: dividen la ciudad en zonas o polígonos asignándole a cada una de ellas un valor medio. Las viviendas de un mismo polígono, sin embargo, pueden presentar características muy disímiles. En un barrio puede haber viviendas nuevas, otras antiguas, algunas protegidas… a las que hay que aplicar coeficientes diferentes. Por eso -concluyó- hay que estudiar a conciencia cada recibo para asegurarnos de que lo que nos cobran es lo que nos corresponde pagar”. A ese efecto Moreta desgranó una por una, la explicación de cada uno de los conceptos que computan en el IBI a fin de que las asociaciones vecinales puedan ayudar a sus vecinas y vecinos a “descrifrar” sus recibos y, en su caso, a presentar los oportunos recursos. El abogado Raúl Maíllo, por su parte, señaló las posibles causas que pueden justificar un recurso y anunció que la FRAVM ofrecerá próximamente un modelo de recurso que incluirá diferentes supuestos para facilitar la labor de defensa de los intereses de la ciudadanía de las asociaciones vecinales. En las próximas semanas, las asociaciones vecinales convocarán asambleas informativas sobre el IBI en sus barrios. Hasta el momento, hay confirmadas tres: el día 19 de octubre a las 19.30h en la sede de la AV Las Águilas (Latina); el 20 de octubre a las 19h en Las Rosas (San Blas) y el 24 a las 19h en la sede de la AV General Ricardos (Carabanchel). El jueves 27 de octubre a las 17h, la FRAVM convoca una recogida de firmas en la Puerta del Sol contra la subida de la contribución y contra los recortes sociales que, a pesar del incremento de la presión fiscal, está aplicando el Ayuntamiento de Madrid; reivindicar una política fiscal progresiva y redistributiva y exigir más recursos para los barrios. Recogidas las firmas en un papel continuo gigante, serán trasladadas hasta el Palacio de Comunicaciones con el objeto de “empapelar” al Ayuntamiento.