La FRAVM se suma a la convocatoria de la huelga general del 29-S

47

La crisis económica cada día se cierne sobre las clases populares con mayor crudeza. Las muestras más palpables son la enorme y creciente cifra de personas desempleadas y las políticas de las diferentes administraciones empeñadas en hacer pagar a los de siempre las consecuencias. En este sentido, la reforma laboral resulta tremendamente regresiva, con la congelación de las pensiones, así como con el anuncio de que próximamente se aumentará la edad de jubilación y se revisará el modo de cálculo de las nuevas pensiones para bajar su cuantía. El gasto y la inversión públicas sufren fuertes reducciones, lo cual se plasma en graves recortes sociales y en materia de infraestructuras y dotaciones. El Gobierno central y también el Gobierno de la Comunidad de Madrid y los ayuntamientos, con el de Madrid a la cabeza, están tomando decisiones que significan la destrucción del Estado de Bienestar, ya de por sí bastante débil. Se reduce la atención a las personas dependientes, se suprimen rutas escolares, se suspende la construcción de nuevos centros de salud, bibliotecas, escuelas infantiles, instalaciones deportivas, se anulan las ayudas a la cooperación al desarrollo, se disminuyen los fondos destinados a las políticas de integración de los inmigrantes y mejora de la convivencia, se retrasa indefinidamente la concesión de ayudas a la rehabilitación de viviendas, se degrada la prestación de servicios como la recogida de basuras y bomberos… En cambio, suben el precio del transporte público y de suministros de primera necesidad como el gas y la electricidad, suben el IVA y otros impuestos como el IBI… Todo ello justifica sobradamente la convocatoria de huelga general realizada por los sindicatos para el 29 de septiembre. Por ello, la Junta Directiva de la FRAVM acordó el pasado 7 de julio llamar a las asociaciones vecinales a sumarse a la misma aportando nuestras reivindicaciones y nuestra oposición a los recortes. Porque la huelga no es un acto que implica únicamente a quienes tienen un trabajo, sino que también importa al resto de la población, desde los pensionistas hasta los estudiantes, pasando por la población desempleada, las personas que hacen trabajo doméstico… Sumarse a la huelga significa trabajar intensamente para que sea un éxito de participación. Para ello, la FRAVM invita a las asociaciones vecinales a organizar en los distritos y municipios plataformas unitarias de apoyo a la huelga general contando para ello con las AMPA, ecologistas, asociaciones culturales… acordando, cuando fuera posible, crear piquetes informativos en los barrios el día de la huelga. Anima, asimismo, a las asociaciones y, en su caso, a las plataformas de apoyo a convocar actos públicos y asambleas informativas en las que explicar a los vecinos y vecinas los motivos de la movilización y la necesidad de que entre todos y todas nos opongamos a las políticas de destrucción del Estado de bienestar. Por último, convoca a todas las asociaciones federadas a una asamblea general, a celebrar el 16 de septiembre, a las 19 horas. Será un acto público en el que el movimiento vecinal intercambie información y acuerde nuevas iniciativas a seguir, a la vez que expresa su total oposición a las decisiones de recorte que están tomando la Administración central y también la Comunidad de Madrid y los ayuntamientos, con el de Madrid en primer lugar.