Las asociaciones vecinales animan a no comprar ni a usar el transporte público el día de la huelga general

La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), que agrupa a 260 entidades de la Comunidad, hace un llamamiento a la ciudadanía para que secunde de manera activa la Huelga General del 29 de Septiembre, por lo que invita a los madrileños y madrileñas a no hacer la compra ese día, a no usar el transporte público y a no acudir a los centros de enseñanza. Con esta propuesta, las entidades ciudadanas persiguen movilizar al conjunto de la población, ya que tanto la reforma laboral como la sucesión de recortes sociales que se han activado con el argumento de la crisis afectan a toda la sociedad, y especialmente, a los hogares con menos recursos. Por eso, insisten en que el próximo miércoles, junto a los empleados de las empresas públicas y privadas, secunden el paro los autónomos, las personas en paro, las jubiladas, las amas de casa, los trabajadores inmigrantes, las empleadas domésticas, los estudiantes,…sumándose a las numerosas iniciativas que, en colaboración con los sindicatos, se se están organizando en numerosos barrios y pueblos de la región (que van desde piquetes informativos de barrio hasta un paseo ciclista por el centro de Madrid el mismo día de la huelga). Para la FRAVM, el objetivo no es otro que extender una protesta que sirva para expresar un hondo rechazo a las políticas antisociales no sólo del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero sino también del ejecutivo autonómico y de gran parte de los ayuntamientos de la región. Respecto a los servicios mínimos, la federación tacha de “autoritaria” la actitud del Gobierno de Esperanza Aguirre, que los ha impuesto por decreto y en ausencia de diálogo con los representantes de los trabajadores. A su parecer, los servicios mínimos aprobados son “tremendamente abusivos”. Las razones para secundar la huelga en los barrios son múltiples y exceden el contenido de una reforma laboral que echa por tierra derechos básicos conquistados por los trabajadores en décadas de luchas. Detrás de la movilización está también nuestra enérgica protesta a la congelación de las pensiones, al anuncio del aumento de la edad de jubilación, a los recortes en gasto social y en todo tipo de inversiones públicas, que están provocando el deterioro visible de la calidad de vida en nuestras calles, como se puede observar en estas semanas con la acumulación de suciedad y basuras en amplias zonas de la capital,… El Gobierno central pero también el de la Comunidad de Madrid y los ayuntamientos, con el de Madrid a la cabeza, están tomando decisiones que significan la destrucción del Estado de Bienestar, ya de por sí bastante débil. Se reduce la atención a las personas dependientes, se suprimen rutas escolares, se suspende la construcción de nuevos centros de salud, bibliotecas, escuelas infantiles, instalaciones deportivas, se anulan las ayudas a la cooperación al desarrollo, se disminuyen los fondos destinados a las políticas de integración de los inmigrantes y mejora de la convivencia, se retrasa indefinidamente la concesión de ayudas a la rehabilitación de viviendas,… En cambio, suben el precio del transporte público y de suministros de primera necesidad como el gas y la electricidad, suben el IVA y otros impuestos como el IBI… Por todo ello, la FRAVM llama a los madrileños y madrileñas a secundar la huelga general y los actos de apoyo que se están organizando para convertirla en todo un éxito de movilización ciudadana y de civismo crítico.