Unas 600 personas participan en una merienda contra la privatización del Canal de Isabel II

35

Mientras la gente iba llegando, la verja de las oficinas se llenó de carteles, pancartas y de globos azules, simbolizando gotas de agua. En un ambiente festivo, los asistentes compartieron viandas y se empaparon con agua del Canal lanzada con pistolas de juguete para refrescar el ambiente y enfatizar el carácter lúdico, además de reivindicativo, de la reunión. Después llegó el turno de intervenciones. La primera estuvo a cargo de una participante de la Asamblea de Chamberí, quien explicó en qué consistía el acto y las razones de la concentración, haciendo hincapié en que ésta era un preámbulo de la gran manifestación que se llevará a cabo en el mes de octubre. Otra compañera continuó el debate exponiendo, entre otras ideas, que el agua es un derecho humano irrenunciable. La siguiente intervención se centró en aspectos económicos relativos al Canal. Y a continuación, una compañera de la Asamblea Popular de Alcosanse recordó otra convocatoria importante: el 7 de septiembre, en la plaza del Carmen, se reunirán las asambleas de los barrios afectados por la problemática de la privatización del Canal de Isabel II de cara a preparar la gran manifestación de octubre. El día anterior, la asamblea espontánea sobre la reforma constitucional que se celebró en la Puerta del Sol había consensuado trasladar aquella asamblea al acto programado por la Asamblea Popular de Chamberí. Por ello, un compañero del grupo de trabajo de Economía de Sol habló sobre el déficit, la deuda pública y del porqué están en desacuerdo con la reforma de la Constitución tal y como la plantea el Gobierno, en connivencia con otros grupos políticos, entre ellos el principal partido de la oposición. Durante toda la tarde dos fueron los lemas más coreados: ‘Que no, que no, que no se privatiza’ y ‘Este agua no nos la quitan’. Una vez finalizaron las intervenciones el acto contó con unos invitados de excepción. Varios miles de ciclistas y patinadores, llamados a concentrarse por el colectivo Bici Crítica, cruzaron la calle Santa Engracia mostrando su apoyo a la iniciátiva contra la privatización del Canal. Dicho colectivo celebra desde hace años sus concentraciones sobre ruedas el último jueves de cada mes, destinadas a pedir la implantación de carriles bici y el fomento del uso de este vehículo, y de otros no contaminantes, en la ciudad de Madrid.