Apoyo a la huelga general

43

Como todos sabéis, el jueves 29 de marzo está convocada una Huelga General en contra de la reforma laboral. La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y numerosas asociaciones de vecinos, como AVIB, apoyamos la convocatoria y expresamos nuestro rotundo rechazo a una reforma laboral que constituye un ataque en toda regla a los derechos de los trabajadores y trabajadoras, conquistados tras décadas de lucha. Consideramos que la grave situación por la que atraviesan muchas personas y familias a causa de la crisis económica se está cobrando víctimas sociales en las calles de nuestros barrios, y en este marco consideramos que la reforma laboral supone un paso más a favor de las políticas de desmantelamiento de los derechos sociales con el que se puede satisfacer las exigencias de los mercados y de las grandes empresas, con el objetivo de adelgazar el Estado, reducir los servicios públicos y los derechos sociales, favoreciendo a las instituciones bancarias, que han sido las principales beneficiarias de las ayudas financieras, y suponiendo todo ello un ataque a los derechos laborales y, lo peor de todo, haciendo daño al Estado del Bienestar que tanto esfuerzo ha costado conseguir. Esta reforma afectará negativamente a los trabajadores y a las trabajadoras, a los desempleados y desempleadas, a los jóvenes, a las mujeres, a los inmigrantes, a los vecinos y a las vecinas, a los consumidores, a los estudiantes, a las personas con discapacidad y a nuestros jubilados, a los de hoy y a los de mañana…, en definitiva, a la práctica totalidad de los vecinos y vecinas, suponiendo además un cambio de modelo de sociedad en toda regla, probablemente aprovechando esa situación de crisis, y ante lo que no se puede permanecer indiferente. Desde las Asociaciones Vecinales creemos existen políticas más eficaces que las propuestas para salir de la crisis, políticas que no harían pagar sus consecuencias a los que menos tienen, con lo cual pensamos que esta huelga laboral se convierte en un medio de huelga social para que la ciudadanía exprese su malestar frente a unos modelos sociales en los que las clases más desfavorecidas sufren las peores consecuencias. Desde la independencia que preside al movimiento vecinal y que nos legitima para hacer política no partidista, queremos hacer un llamamiento a [email protected] [email protected] [email protected] para que secunde con seriedad la jornada de huelga, así como a que se sume y participe en las movilizaciones contra la reforma laboral y en defensa del Estado de Bienestar y de los servicios públicos, con el fin de evitar que se cercene nuestro futuro y el de las siguientes generaciones, a la vez que no podemos menos que respetar a aquellos que entiendan que no deben secundar la misma por estar en su justo derecho democrático de no hacerlo. Desde la FRAVM se ha convocado a apoyar las siguientes acciones: 28 de marzo a las 23.50h. Apagón generalizado: ¡apaga las luces de tu casa! 29 de marzo: huelga de consumo. No entres en los establecimientos abiertos.En lo posible, no hagas uso de los servicios públicos. 29 de marzo: manifestación en el centro de Madrid a partir de las 18 horas. Durante todo el día 29 la actividad de AVIB quedará suspendida y la página Web se mantendrá inactiva.

¿POR QUÉ NOS OPONEMOS A LA REFORMA LABORAL?

Abarata el despido. La indemnización de 45 días por año en el despido improcedente se reduce a 33 días con un tope de 2 años de salario en todos los contratos indefinidos. Se eliminan además los salarios que se cobran desde que se despide hasta que hay sentencia judicial favorable. – Facilita el despido. Cualquier empresa que alegue disminución de ingresos o ventas durante 9 meses seguidos, aunque tenga beneficios, podrá despedir con una indemnización de 20 días de salario. La empresa podrá despedir por faltar al trabajo de manera justificada o por accidente no laboral 9 días en un periodo de 2 meses. En este caso, la indemnización también será de 20 días de salario. – Despido libre y gratuito durante el primer año con el nuevo contrato para empresas de menos de 50 trabajadores. Se condena a los jóvenes al desempleo y al empleo precario, por la vía de la contratación a tiempo parcial y de un nuevo contrato de formación y aprendizaje hasta los 30 años. – El empresario obtiene cuantiosas deducciones fiscales y de la Seguridad Social y tus prestaciones por desempleo se destinará a pagar una parte de tu salario. Además, podrán rebajar los salarios y subir la jornada anual, modificar el horario, las funciones y trasladar de centro de trabajo, descolgándose del convenio colectivo. – Elimina la vigencia de los convenios y autoriza que las condiciones laborales en la empresa, como los salarios y la jornada, sean peores que las pactadas en el convenio de sector. – Las empresas podrán hacer despidos colectivos (EREs) sin acuerdo ni aprobación de la Administración, tanto en el sector privado como del personal laboral de las Administraciones Públicas. Autoriza a las Empresas de Trabajo Temporal (ETTs) a funcionar como agencias de colocación, algo que antes solo podían realizar los Servicios Públicos de Empleo, para que hagan negocio a costa de las personas desempleadas. – Las personas paradas que cobren desempleo –un derecho por el que cotizó durante años- realizarán “servicios a la comunidad”, con un tratamiento equivalente en su procedimiento a la pena alternativa al ingreso en prisión de los condenados por cometer delitos.