Asociaciones vecinales y ecologistas reclaman la revisión de los grandes desarrollos urbanísticos del sureste de Madrid

359

En el sureste de la ciudad de Madrid (Villa de Vallecas y Vicálvaro) se concentra la mayor superficie de suelo urbanizable del municipio. Los sectores de Los Cerros, Los Ahijones, Los Berrocales y Valdecarros suman 39.531.943 metros cuadrados, una superficie similar al municipio de Tres Cantos, y tienen capacidad para albergar 99.982 viviendas.

Estos macrodesarrollos se proyectaron en 1997, siendo alcalde José María Alvarez del Manzano, aunque los planeamientos urbanísticos que los desarrollan se aprobaron, entre 2003 y 2010, con Alberto Ruiz-Gallardón. Una época en la que el urbanismo de la ciudad se diseñó en base a criterios desarrollistas y especulativos, sin tener en cuenta los valores ambientales del territorio, ni la calidad de vida de sus habitantes.

Actualmente, la situación socioeconómica ha cambiado y la ciudadanía reclama espacios urbanos habitables, ciudades compactas que contengan el consumo de nuevo suelo urbano y preserven los espacios del territorio esenciales para el mantenimiento de los ciclos naturales.

Esta necesidad de cambio en el urbanismo de la ciudad se reconoce en el programa electoral de Ahora Madrid, que incluye como línea de acción: “Rehacer el proyecto urbano de Madrid de forma participada y democrática, planteando una revisión integral del espacio urbano, en especial sobre los suelos no desarrollados y las áreas urbanizadas en los años del desarrollismo y la burbuja inmobiliaria”.

Por su parte, el Pacto contra la Especulación y el Derecho a la Ciudad de Madrid firmado por Ahora Madrid en abril de 2015, añade el desarrollo del anillo verde. Actualmente existen importantes valores ambientales y culturales que conservar en la franja de terreno que hay entre el cerro Almodóvar y el sector Los Cerros (límite con San Fernando de Henares), pasando por Los Ahijones (donde se podría establecer un yacimiento visitable), Los Berrocales y Valdecarros. Esta iniciativa mejoraría sustancialmente la calidad de vida y ambiental de esta zona.

Por ello, la Plataforma por un Sureste de Madrid Limpio y Sostenible (integrada por las asociaciones vecinales La Colmena, PAU de Vallecas, Vicálvaro y AFUVEVA de Valdebernardo, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM), Ecologistas en Acción de Madrid, ARBA, Izquierda Unida-Vicálvaro y PCE-Vicálvaro) reclama al Ayuntamiento de Madrid la reformulación de todos los desarrollos del sureste, en la línea del programa electoral de Ahora Madrid y del Pacto contra la especulación, de manera participativa junto a los colectivos ecologistas y vecinales.

Sin embargo, antes de llevar a cabo esta revisión de los desarrollos del sureste, el Ayuntamiento de Madrid pretende aprobar definitivamente el convenio de gestión de la primera fase de Los Berrocales que aprobó inicialmente Ana Botella en abril de 2015. Este convenio es necesario para iniciar las obras. La plataforma se opone porque dificultaría o haría inviable la revisión de todo el ámbito. Además, si Madrid en 20 años no ha sido capaz de terminar los actuales desarrollos de los PAU de Carabanchel, Ensanche de Vallecas, Valdebebas, Las Tablas, Sanchinarro, Montecarmelo, no hay justificación para iniciar otros nuevos.

La ciudad de Madrid tiene una deuda con el sureste, donde históricamente se han concentrado las actividades más contaminantes e impactantes del municipio. Por ello, ya es hora de saldarla.