El campo de golf de Tres Cantos amenaza el equilibrio hídrico del municipio

55

El campo de golf que la Federación Española de Golf proyecta construir en la finca “Valdeloshielos” de Tres Cantos para albergar el torneo Ryder Cup del año 2018 incumple las obligaciones de conservación de este espacio natural de alto valor ecológico derivadas de la legislación vigente y amenaza el equilibrio hídrico del municipio. En las alegaciones presentadas por la AV Tres Cantos a la evaluación ambiental del proyecto, la entidad vecinal recuerda que la finca, situada en la Cuenca del Manzanares, forma parte de la Red Natura 2.000 y está, por tanto, protegida por las directivas comunitarias de conservación de hábitat y aves. No en vano, cuenta con dos Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA Monte del Pardo y Soto de Viñuelas), en las que se pueden encontrar ejemplares de águila imperial ibérica, la única especie endémica de la península ibérica. El borrador de decreto por el que se aprobaba el Plan para la recuperación del Águila imperial de la Comunidad de Madrid califica, de hecho, el municipio de Tres Cantos como un “área critica” y, por tanto, “vital para la supervivencia de la especie”. A pesar de todo ello, el proyecto no observa los requerimientos de protección derivados de la normativa medioambiental vigente. Otra de las cuestiones que más preocupan a la asociación vecinal es el déficit hídrico que la ejecución del proyecto generaría en el municipio. De construirse, el campo de golf será regado en su totalidad con agua procedente de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Tres Cantos. Según las estimaciones recogidas en la propia memoria del proyecto, entre julio y agosto el campo consumiría 181.021,55 m3 de un total disponible de 186.000 m3, dejando así apenas 5.000 m3 de agua para otros usos. Peligraría, por tanto, la conservación de los parques y jardines de Tres Cantos, cuyo riego con agua reutilizable está comprometido por el Ayuntamiento en virtud de un acuerdo que firmó el 20 de junio de 2006 con el Canal de Isabel II y que forma parte del “Plan Depura” del Gobierno regional. El déficit hídrico de 280.527 m3 que se produciría de junio a septiembre amenazaría, asimismo, el caudal del arroyo Valdecarrizo, procedente en su mayor parte de la estación depuradora y, con él, la supervivencia de la ZEPA de Viñuelas. La entidad vecinal recuerda, asimismo, que uso de biocidas (fungicidas, insecticidas y herbicidas), habitual en el mantenimiento de los campos de golf, presenta un alto grado de persistencia y movilidad a través del agua, el suelo, y la atmósfera, así como una notable capacidad de propagación a través de las cadenas tróficas de los seres vivos. Este fue, de hecho, uno de los argumentos que motivaron la declaración de impacto ambiental negativa que en 2005 impidió la construcción de otro campo de golf en Tres Cantos. La asociación vecinal sospecha que la candidatura para albergar la Ryder Cup de 2018 podría ser una “excusa” para “forzar” determinadas modificaciones urbanísticas, una intuición alimentada por la propia memoria del proyecto que, en su página 31, advierte que el campo “se desarrollará independientemente de que prospere o no la candidatura española a la Ryder Cup 2018”.