El Racing de Villaverde obligado a entrenar en un campo de fútbol levantado por los vecinos

El pasado martes, 21 de agosto, los equipos juvenil y senior del club de fútbol Racing de Villaverde comenzaron la pretemporada. Algo habitual en estas fechas para muchos equipos, si no fuese porque se han visto obligados a utilizar el campo de futbol levantado recientemente por los vecinos del barrio de Butarque, en el distrito de Villaverde, en lugar de utilizar las instalaciones deportivas municipales del centro cultural Los Rosales, como hicieron en años anteriores. El motivo es que la Junta de Distrito de Villaverde no ha permitido a este club de fútbol utilizar el campo ubicado en el centro cultural durante el mes de agosto, permiso que sí concedió los dos años anteriores con la condición de que alguien del club se hiciese responsable de que las instalaciones no sufriesen desperfectos durante esos días, ya que durante el mes de agosto el centro permanece cerrado. De hecho, durante estos últimos años, la actividad se desarrolló sin incidentes, pudiendo servir incluso, como elemento disuasorio de robos, al estar siendo utilizadas las instalaciones. Sin embargo, este año, cuando el club solicitó a la Junta de Distrito poder realizar la pretemporada en este campo, se les denegó su utilización, argumentando que se producían muchos robos en las instalaciones municipales durante el mes de agosto, precisamente, por permanecer en desuso, y que dejarles a ellos utilizar ese campo era un agravio comparativo respecto a otros equipos, aunque el Racing no necesitaría el campo todos los días, por lo que se le podría dejar utilizarlo a otros equipos si lo pidiesen. Ante el cambio de parecer por parte de la Junta, el Racing de Villaverde, que recientemente ha cumplido cuarenta años desde su fundación y cuenta con una escuela de fútbol con 250 alumnos, ha optado por la utilización del campo vecinal de Butarque. Este campo de fútbol está ubicado en el solar municipal de la calle Estefanita con la Avenida de los Rosales, que está calificado como deportivo y que debería estar ocupado por un polideportivo desde hace tiempo, aunque la falta de inversiones del Ayuntamiento de Madrid lo había convertido en un espacio abandonado que era utilizado por camiones de gran tonelaje para estacionar. Este espacio ha sido recuperado por los vecinos, que acondicionaron el solar para organizar las primeras fiestas de Butarque, y posteriormente, cerraron la parcela para impedir el acceso de camiones, compraron los tubos para hacer las porterías, los soldaron, hicieron la sujeción al suelo, realizaron mediciones y finalmente pintaron las líneas para que el barrio, y sobre todo los más pequeños, pudiesen tener un espacio para practicar deporte. En las escasas semanas de existencia de este campo, y sin haber podido realizar aún la inauguración oficial, prevista para el mes de septiembre, su uso diario por los más pequeños, y ahora también, por el Racing de Villaverde, constatan la necesidad de equipamientos deportivos en el barrio de Butarque, más cuando la Junta de Distrito la Junta de Distrito impide el uso del único campo de fútbol municipal que hay en el barrio a equipos históricos del distrito como es el Racing.