Este año, los Reyes Magos no pasarán por el sur

112

La crisis afecta hasta a los Reyes Magos de Oriente. Este año, han decidido apretarse el cinturón –esperemos que lo ahorrado se destine a que ningún niño se quede sin regalo– y en lugar de visitar la víspera del día 6 a los niños de todos los distritos madrileños, se limitarán a la Cabalgata del centro de Madrid, y enviarán a sus pajes a desfilar sólo por cinco barrios. En Puente de Vallecas serán más afortunados, y sí habrá tradicional Cabalgata organizada por la Junta de distrito, pero en Villa de Vallecas, al cierre de esta edición, la decisión estaba aún en el aire, mientras en Villaverde han decidido recortar “gastos superfluos” y destinarlo a necesidades más acuciantes. Parece que la Casa de la Villa no tiene dinero ni para el forraje de los camellos, y aunque normalmente los hipermercados o los comerciantes del barrio colaboraban poniendo caramelos, alguna carroza y poco más, el grueso del gasto salía de las arcas municipales. Se cumple así una directriz del Ayuntamiento de Madrid, que ha ordenado a todos los distritos que no hubieran contratado ya la organización del evento que lo suspendan, mientras que los pocos que ya habían adjudicado el expediente les trae más cuenta seguir adelante que cancelar el compromiso. En esta situación están Puente de Vallecas, Moratalaz, Vicálvaro, Ciudad Lineal y Fuencarral, por cuyas calles desfilarán las carrozas como todos los años. En Villaverde, como reconocen fuentes de la Junta, “hemos tenido que renunciar, era gastar el dinero en la Cabalgata o en cosas como gastos sociales o en educación”. La situación presupuestaria es tan complicada que tampoco aseguran que haya programación navideña: “lo intentaremos, pero la verdad es que para hacer chapuzas preferimos no hacer nada y destinar los recursos a necesidades más importantes”, insisten. Por turnos Este año, además, la elección de sus majestades trae una novedad: hasta ahora, quienes encarnaban los magos se elegían entre los tres grupos políticos municipales –Melchor, Gaspar y Baltasar se metían en la piel de los concejales del PP, PSOE e Izquierda Unida– pero en esta legislatura la incorporación de UPyD obligará a que se turnen democráticamente. “Si se hiciera por sorteo se podría dar la circunstancia de que a uno de los grupos no le tocara nunca”, explica Pablo García Rojo, concejal socialista en Vallecas.