Informe de las asociaciones de vecinos sobre la limpieza en Madrid

294

“La situación de la limpieza en Madrid no ha mejorado, estamos igual que hace quince meses”. De esta manera iniciaba esta mañana Enrique Villalobos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), una comparecencia de prensa destinada a valorar el actual estado de la limpieza en la capital. Sus palabras resumían la percepción de las entidades vecinales de la capital, que la Federación ha recogido a través de una consulta realizada entre el 7 y el 26 de septiembre y cuyos resultados ha dado a conocer hoy.

En virtud de estos, el 55,7% de las asociaciones considera que el estado actual de la limpieza es “igual” al que existía durante el último mandato municipal del PP, aunque un 21,5% lo valora peor y un 11,4% mucho peor. Solo el 11,4% sostiene que la situación ha mejorado.

Participación muy amplia

Tras un verano especialmente difícil en materia de limpieza en Madrid, y ante la inquietud creciente de los vecindarios de nuestros barrios, la FRAVM impulsó una consulta interna en que han participado 79 asociaciones vecinales que operan en 85 barrios administrativos de los 21 distritos de la ciudad de Madrid, lo que ha permitido extraer una fotografía bastante certera de la totalidad del municipio.

Tal y como recoge el informe de la consulta (que puedes descargarte aquí), el 49,9% de las asociaciones de la ciudad considera que el servicio de limpieza viaria es muy insatisfactorio y el 38% poco satisfactorio, porcentajes que son aún peores en la valoración del mantenimiento de parques y jardines. El 57% delasentidadesparticipantesentiende como muy insatisfactorio este servicio y el 21% poco satisfactorio. Respecto a la recogida de basuras, la percepción es algo mejor:sin embargo,el 30,8% la valora como muy insatisfactoria y el 38,5% como poco satisfactoria.

Aunque la percepción negativa aparece en la mayor parte de los barrios de la ciudad, hay zonas y distritos especialmente castigados. Así, la peor parte se la llevan, una vez más, los distritos periféricos. En una escala del 1 al 5, donde 1 es muy insatisfactorio y 5 muy satisfactorio, las asociaciones valoran por debajo de 2 puntos los servicios de limpieza viaria y mantenimiento de zonas verdes en Usera, Latina, Villaverde, Carabanchel, Puente de Vallecas y Hortaleza, aunque el panorama no es mucho mejor en Ciudad Lineal, Centro, Vallecas Villa o Fuencarral. De hecho, solo Chamartín y Chamberí obtienen un aprobado en estos dos servicios, algo que mejora si hacemos referencia a la recogida de basuras.Las asociaciones vecinales dan más de 2,5 puntos de media a este servicio en 9 distritos: Chamberí, Chamartín, San Blas, Villa de Vallecas, Ciudad Lineal, Centro, Moncloa, Tetuán, Arganzuela y Retiro.

Con estos datos, “se deben impulsar campañas de concienciación ciudadana, pero eso no es suficiente; necesitamos medidas concretas que palíen la situación en la que nos encontramos, ya que, de momento, el Gobierno municipal está siendo incapaz de resolver un problema que ya era grave hace quince meses”, indicó Enrique Villalobos, antes de continuar: “entre las propuestas que hacemos está la creación de mesas de vigilancia y control de los contratos integrales de limpieza; contrastar la información de estas mesas con la de los inspectores nos puede dar suficientes pruebas y evidencias para poder perseguir el incumplimiento reiterado de estos contratos”, sugirió. “Hay que buscar modelos que funcionen, y aquí hablamos de la remunicipalización o de otras fórmulas que devuelvan de una vez la limpieza a Madrid”,apostilló

Falta de medios

Según el parecer de la inmensa mayoría de las entidades de la FRAVM, el origen de la negativa situación de la limpieza de nuestras calles y parques se debe en primer lugar a la falta de medios técnicos y humanos (recursos) de los tres servicioscitados y, en segundo lugar, a la mala conducta (falta de civismo) de personas que residen o transitan enlos barrios. “La falta de trabajadores y personal de las contratas,que aportanlas empresas concesionarias, impide directamente que el barrio estén limpio. Hemos estamos en contacto con los trabajadores de la limpieza y sus sindicatos y nos trasmiten el mismo problema: no hay personal suficiente y es imposible con la actual cantidad de personal mantener un nivel adecuado de limpieza”,afirmó en la misma comparecencia informativa Javier Espinosa, responsable de Medio Ambiente de la FRAVM.

Tal y como recoge el informe sobre la consulta, entre los diferentes “problemas de mantenimiento y limpieza”, las asociaciones vecinales de Madrid subrayan tres como principales: la limpieza viaria (barrenderos) insuficiente (97,5%), los excrementos caninos (91%) y la falta de mantenimiento de parques y jardines (87,3%). Por detrás aparecen “ausencia de baldeos”, “falta de mantenimiento del mobiliario urbano”, “recogida de basura insuficiente” y “vertidos y escombros ilegales”. Sobre este último problema, la FRAVM alerta de un repunte en la ciudad de la actividad de depositar, de manera ilícita, escombros y otros desechos en zonas verdes y parcelas abandonadas o en desuso, algo que parece enquistarse en barrios como Marconi, Villaverde Bajo (Villaverde), San Fermín (Usera), Delicias (Arganzuela), Alto de San Isidro (Carabanchel) el Ensanche de Vallecas o la Cuña Verde de Moratalaz.

En general, las asociaciones denuncian como puntos especialmente sensibles de falta de limpieza las áreas que circundan los contenedores de recogida selectiva de basura, las zonas verdes menores (jardines interbloques, parques secundarios), los lugares de gran actividad comercial (especialmente supermercados y mercados) y hostelera, las vías secundarias y las parcelas degradadas (como solares vacíos), aunque es evidente que cada zona presenta sus propias peculiaridades.

Diferencias entre barrios

Así, los barrios del distrito Centro están muy condicionados por su intensa actividad comercial, hostelera y de ocio, mientras los de los PAU (Valdebebas, Ensanche de Vallecas, PAU de Carabanchel, Las Tablas…) sufren desde su creación un déficit evidente en todo tipo de servicios, incluidos los relacionados con la limpieza y el mantenimiento del espacio público. Hay que destacar, por aparecer como algo especialmente alarmante, que a la hora de indicar los puntos negros de su ámbito, algunas asociaciones subrayan como “zonas más afectadas” la totalidad del barrio. El caso de Usera es especialmente sangrante: al menos cuatro de sus barrios (Orcasur, Orcasitas, Almendrales y San Fermín) viven esta situación.

Además de impulsar campañas de concienciación ciudadana en sus barrios y de denuncia pública, la práctica totalidad de las asociaciones participantes en la consulta declara haber trasladado los problemas de limpieza a la Administración local a través de conductos oficiales. Esto se traduce en acciones como el envío de cartas a las juntas de distrito y Medio Ambiente, reuniones con responsables distritales y municipales, y en el uso del 010 y de otros canales de comunicación como la App de avisos y la red social Twitter, con un resultado, en general insatisfactorio.

La mayoría de las veces, se quejan las entidades ciudadanas, el Consistorio acusa recibo de la denuncia o sugerencia pero luego tarda mucho o no pone solución al problema detectado.

Villalobos ha enmarcado el problema de la limpieza en Madrid en un contexto de preocupante deterioro de la calidad de vida de nuestros barrios, algo que “hay que abordar con urgencia”. Desde la crisis económica, el municipio ha sufrido “la pérdida de servicios sociales, de educadores en las calles, de programas para personas dependientes, de falta de mantenimiento e inversiones en todo tipo de servicios,y además en las últimas semanas hemos visto un repunte de conflictos violentos…hechos que sufren más los barrios más vulnerables”, indicó el presidente de la FRAVM, antes de reclamar “la coordinación de las tres administraciones para abordar urgentemente lo que puede acabar en una degradación clara de la ciudad de Madrid”.

Informe completo: informe_consulta_limpiezafravmsept2016

FRAVM