La carencia de equipamientos educativos tiñen el Parque del Retiro de amarillo

56

El pasado domingo, 27 de mayo, tuvo lugar una concentración lúdico-festiva organizada por los colegios afectados por obras y retrasos en la Comunidad de Madrid y la FAPA Giner de los Ríos, con el objetivo de visualizar un problema que afecta a más de 35 municipios y, al menos, a 15 barrios de Madrid capital, según un informe que se está elaborando. Entre los colegios se encontraban los tres del barrio de Butarque, el Ausias March, que exige su construcción definitiva, y El Greco y Los Rosales que piden de una vez por todas que se ponga fin a las chapuzas y se construya un Instituto. El acto de protesta sirvió para denunciar la mala gestión de la Administración Educativa respecto a la creación de plazas públicas, ampliación y rehabilitación de centros, y paralización de construcciones. Estas situaciones, en unos casos ponen en peligro la seguridad de la Comunidad Educativa, en algunos obliga a la escolarización del alumnado en condiciones deficientes que les obliga al transporte del mismo o a la convivencia de la labor lectiva con obras y, en otros, fuerza la escolarización de alumnado en centros privados concertados, pese a que la opción de las familias sea la escuela pública. Fue una jornada lúdica, en la que se ha intentado compaginar el aspecto lúdico con el reivindicativo. Los niños y niñas participaron en numerosos talleres y disfrutaron de actuaciones diversas que convirtieron el día de reivindicación en un día festivo por la escuela pública. Asimismo, se recogieron matrículas virtuales de aquellos afectados que no han podido obtener plaza en los centros demandados en primera opción por no haber sido creados, o estar paralizada la ampliación de sus instalaciones o su rehabilitación. La FAPA Francisco Giner de los Ríos se ha comprometido a continuar apoyando a las familias que se encuentren en esta situación y demandando la creación, ampliación y rehabilitación de centros allí donde sea necesario, así como denunciando la mala gestión de dichas obras por parte de la Comunidad de Madrid, que apuesta por: la construcción en fases, siempre más cara, y que obliga, además, al transporte del alumnado, lo que incrementa aún más el gasto público; así como por la falta de planificación de las necesidades, mientras continua cediendo terrenos para construcción de centros privados concertados en las zonas con necesidades de plazas escolares y en los terrenos donde está prevista la construcción de nuevos centros públicos, obligando a las familias a tener que asumir unas cuotas que nunca deberían existir. retiro01.jpg retiro02.jpg retiro03.jpg