La clase lucha con las obras

46

Desplazados a otros centros. Cambiando de edificio a mitad de curso. Conviviendo con obras. Son algunas de las situaciones que han vivido o están viviendo cerca de un millar de alumnos en la Comunidad de Madrid en los últimos años, por problemas en la construcción de cinco colegios públicos. En los casos más graves, como el Ausiàs March de Villaverde o el Maestro Padilla del PAU de Carabanchel las obras están paradas. Las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (AMPAS) de los centros afectados, más otras dos que les apoyan junto a siete asociaciones vecinales, protestan este domingo en la Puerta del Sol por estos problemas bajo el lema No somos recortables. “Son años de promesas incumplidas, ya no nos fiamos”, declara Diego Murat, vocal del AMPA del Maestro Padilla. El centro se comprometió en 2010 y debía entrar en funcionamiento en septiembre de 2011. Pero las obras, que empezaron en abril de ese año, se paralizaron en julio. Y desde entonces, nada. Una representación de los padres se reunió el viernes con la viceconsejera de Organización Educativa, Carmen PérezLlorca, que les aseguró que la obra está a punto de adjudicarse de nuevo. Pero los padres no se fían: “Ya estamos casi fuera de plazo para que esté listo para el próximo curso”, lamenta Murat, ya que la obra durará seis meses. Como él, otros padres están preocupados por la escolarización de sus hijos debido a los problemas en las obras de los centros. La Consejería de Educación, a través de un correo electrónico, indica que las obras de estos centros han finalizado o lo harán para principios del próximo curso. » -Colegio Maestro Padilla (Carabanchel). El 13 de diciembre de 2010, la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, puso la primera piedra de este centro. Su entrada en funcionamiento estaba prevista para el curso siguiente, en septiembre de 2011. Ahora, a punto de finalizar el segundo trimestre de dicho curso, apenas está lista la cimentación. Según el AMPA, las obras empezaron en abril de 2010 y se paralizaron poco después, porque la Comunidad rescindió el contrato con la constructora. Desde entonces, los padres esperan que se retomen con pocas esperanzas de que esté listo el próximo curso. Los 175 alumnos adscritos al colegio están escolarizados en otros dos centros del barrio. El año que viene, teóricamente, serán 125 más. La Consejería de Educación asegura en respuesta a este diario que las obras se adjudicarán “en el plazo de 10 días”. -Colegio Ausiàs March (Villaverde). Unos 265 alumnos de Infantil estudian en las nueve aulas de la primera fase del centro, que ya se terminó con retraso. La obra del resto se suspendió en enero por la quiebra de la empresa. La consejera de Educación anunció el jueves en la Asamblea que ha sido adjudicada por 1,3 millones una parte del colegio, “la necesaria para septiembre”. Los padres dudan de que la construcción esté lista para entonces, dado que hasta ahora solo se ha allanado el terreno, y persiguen que se edifique el colegio entero, no una parte. “Queremos que nuestros hijos tengan garantizado un espacio para formarse y no pararemos hasta conseguirlo”, afirma Jesús Ángel Gálvez, presidente del AMPA. -Colegio Constitución de 1812, de Leganés. Este centro comenzó a funcionar el 13 de febrero pasado, tras cinco meses en los que unos 50 alumnos han sido trasladados a otro centro en autobús, según explica Raquel Cordero, vocal del AMPA. Ahora quedan pendientes otras dos fases de cuyo calendario de ejecución no tienen datos. “Nos preocupa que vuelvan a producirse retrasos y los niños tarden años en tener un colegio en condiciones”, explica Cordero. La Consejería de Educación señala que la finalización de la segunda fase de este colegio está prevista para el inicio del curso 2013-2014, sin aportar más datos. -Colegio Antonio Fontán (Fuencarral-el Pardo). Hasta el pasado 13 de marzo los 150 alumnos de este colegio no han podido estrenar sus aulas, tras seis meses de curso en que los alumnos han tenido que desplazarse a otro colegio, situación similar a la que ya vivieron 50 escolares el curso anterior, según el AMPA. “Ya tenemos clases, pero no pistas deportivas ni gimnasio y somos los padres los que hemos costeado unos columpios para el patio”, declara César López, vocal del AMPA. La Consejería de Educación indica que las obras estarán listas para el curso 2014- 2015, pero los padres reivindican que se agilicen y que se complete en una sola obra, no en dos fases. -Colegio Josep Tarradellas, (Fuencarral-el Pardo). Los alumnos del frustrado colegio bilingüe español-catalán comenzaron las clases en un centro cercano, el Calvo Sotelo, en el curso 2009-2010. El siguiente, cuando el colegio ya debía estar en funcionamiento, tuvieron que desplazarse a otro rehabilitado en el barrio de Peñagrande hasta que en enero de 2011 pudieron estrenar la primera fase del nuevo centro conviviendo con unas obras paralizadas al mes siguiente al quebrar la empresa. Según el AMPA, en junio se adaptaron las instalaciones para poder acoger a los 239 alumnos escolarizados en el centro en la actualidad. La consejería planea terminar esas obras para principios del próximo curso, pero los padres lo ven poco factible.