Madrid prohíbe los conciertos en bares que no tengan licencia

49

Los amantes de la música en directo no están de suerte. El Ayuntamiento de Madrid ha emitido una ordenanza municipal que prohíbe la celebración de actuaciones en lugares que carezcan de la licencia de sala de conciertos, incluso si estas son en formato acústico. Bares como Picnic, de Malasaña, o Fotomatón, cerca de Princesa, suelen ofrecer conciertos gratuitos. Son una plataforma para grupos que no son conocidos en el panorama nacional. Un trabajador de uno de los bares afectados comentó a ADN que nunca habían “tenido quejas por el ruido”. “No es normal que hagan una inspección anual en noviembre de 2010 en la que todo estaba perfecto y otra recientemente donde sacaron multitud de faltas” concluye. Un portavoz del Ayuntamiento fue tajante con la nueva situación: “si el local no tiene licencia no puede ofrecer conciertos, aunque sean en acústico y no moleste a los vecinos”. Javier González, del café Central, donde cuentan con dicha licencia y desde hace 25 años organizan conciertos cada día, criticó la medida y afirmó que “atenta contra el desarrollo cultural de la ciudad”. “Quieren convertir la ciudad en una de modelo europeo, que la gente no salga del coche y sólo se desplacen para ir a centros comerciales, dejando de lado la cultura y los bares”. González cree que la ordenanza “acabará afectando a otras disciplinas culturales” ya que hay muchos locales que dedican su espacio a pequeñas obras de teatro y otros eventos.