Más de un cuarto de siglo subidos a la bicicleta

No son profesionales ni pretenden serlo. Sólo quieren practicar su deporte favorito, el ciclismo. Sus colores, el amarillo, el rojo y el verde distintivos de su maillot. Son los 40 miembros de la Peña Ciclista Villaverde Bajo, que una temporada más, y ya van 28, se suben a sus bicicletas todos los domingos para recorrer las carreteras del sur de la Comunidad de Madrid. Su calendario de rutas comenzó el pasado 6 de marzo y finalizará el 31 de octubre. “Los kilómetros que solemos hacer son 80 como mínimo, aunque hay días que llegamos a los 120, e incluso a los 170 cuando vamos Toledo”, explica Luis Miguel Díaz, presidente de la peña ciclista. En el cargo desde la temporada 1987-1988, Díaz asegura que el secreto para pervivir a lo largo del tiempo es el buen ambiente que reina en el grupo. “Todos vamos en nuestras bicicletas en armonía y con buen rollo”, explica. “Nuestro objetivo es hacer deporte, porque hay gente que entre semana no tiene tiempo. Para darle algo de aliciente al asunto, nos jugamos un trofeo y un maillot amarillo que se lleva como premio, semana a semana, el más regular del grupo”, comenta el responsable de este colectivo. Pero aclara que la actividad no persigue un afán competitivo. “No se trata de correr, sino de pasar un buen rato. Como prueba es que salimos todos juntos a Villaverde y a mitad de recorrido, a los 20 kilómetros más o menos, paramos a reagruparnos todos”. A pesar de circular con un vehículo de apoyo, Díaz reconoce que lo peor de todo es el riesgo que corren al circular a diario por carreteras abiertas al tráfico rodado. “Es nuestro gran problema, intentamos circular en parejas, pero no hay domingo que algún coche o moto no nos pite. Por no mencionar los posibles atropellos”, concluye.