Nueva reunión para tratar los diferentes ruidos que sufrimos en el barrio

530

El pasado jueves 1 de marzo se celebró una reunión en la Dirección General de Sostenibilidad y Control Ambiental para exponer el problema que tenemos en Butarque con los ruidos y otras molestias ocasionadas por las actividades empresariales llevadas a cabo en el Centro Logístico de Adif.

A la reunión asistimos vecinos del barrio, Enrique Villalobos (Presidente de la FRAVM), el Director General de Sostenibilidad y Control Ambiental y la Subdirectora General de Calidad y Evaluación Ambiental.

En primer lugar explicamos los problemas con las chatarrerías que operan en la zona nueva del barrio y que afecta a vecinas y vecinos de la Calle Arroyo de la Bulera. Básicamente se trata de alta contaminación acústica (de 7:00 a 18:00 h.) y también ambiental, ya que llega a las viviendas un polvo rojo que puede ser perjudicial para la salud.

A pesar de la instalación de unos paneles anti-ruido, la situación no ha mejorado. Fue evidente que el panel anti-ruido instalado debido al minúsculo espacio que ocupa y la gran dimensión de terrero que ocupan las chatarrerías y en el cual desarrollan su actividad. En definitiva, no mejora la situación aunque en la Junta recuerden como un éxito los esfuerzos que hicieron la instalación del panel anti-ruido.

Desgraciadamente, el Director General desconocía en profundidad el problema, aunque sí recordaba que se había abierto un expediente. Les explicamos que actualmente hay dos chatarrerías, una que no tiene licencia de ejecución desde hace más de 30 años y la otra que sí tiene licencia pero está bajo estudio por las múltiples demandas.

Ante esta situación, se han comprometido a enviarnos el expediente abierto en relación con este asunto, una vez comprueben en qué fase está la solicitud de licencia y las denuncias sobre la chatarrería que sí tiene licencia. También nos remitieron a la Agencia de Actividades y sugieren que sería interesante que solicitásemos reunión con Ana Reguero (Gerente de la Agencia), ya que este organismo autónomo es el competente para la tramitación de los procedimientos necesarios para el inicio o modificación de las actividades económicas que se desarrollan en la ciudad de Madrid.

En cuanto a los ruidos de carga y descarga por las actividades realizadas por las empresas de logística (fundamentalmente OnTime) con las que ha formalizado contratos la empresa pública ADIF, repasamos las etapas por las que ha pasado el conflicto desde sus inicios (carga y descarga 24 horas/día, denuncias en Ayuntamiento y policía, intervenciones en el Pleno de la Junta de Distrito, en TV, radio y prensa, etc.). Manifestamos que la situación ha mejorado (ya “solamente” realizan la carga y descarga frente a nuestra viviendas de 7:00 a 23:00 h.), pero que es absolutamente insuficiente ya que no es asumible que tengamos que soportar tan alto nivel de ruido durante más de 15 horas al día.

Mostramos planos de la zona para evidenciar que los trabajos de carga y descarga los realizan a escasa distancia de las viviendas y planteamos la posibilidad de que, al igual que habían hecho en el horario nocturno habilitando muelles en el interior de las naves (con un coste de 110.000€, según nos informó el Ayuntamiento), realizasen las inversiones necesarias para evitar las graves molestias en horario diurno (no olvidemos que son más de 15 horas al día de ruidos). Por otra parte, si instalasen los muelles por el lado opuesto de las naves no ocasionarían ninguna molestia ya que esa zona da directamente a las vías del tren.

No planteamos que dejen de hacer sus actividades empresariales, lo que exigimos es que las realicen sin alterar la convivencia con vecinas y vecinos, que se ha visto seriamente afectada desde hace ya 2 años (procesos de ansiedad, necesidad de utilización de tapones en los oídos para poder estar en las viviendas sin que nos afecte el ruido constante, etc.).

Nos indicaron que habían realizado mediciones específicas en varias fechas en 2017 (10 de agosto, 7 de septiembre y 19 de octubre) y que en abril de 2017 habían puesto durante dos semanas una estación de medición fija “en altura” en la calle Bario, 20. Parece ser que el resultado de todas ellas indica que cumplen con los límites de niveles sonoros establecidos en el artículo 15 de la Ordenanza sobre protección contra contaminación acústica. Para demostrar que existen ruidos pese a que sus mediciones están bajo los limites legales, les mostramos videos realizados desde viviendas de varios vecinos, en los que se aprecia claramente que el ruido que soportamos es tremendo, se comenzaron a cuestionar si los resultados obtenidos eran tan determinantes como pensaban para dar por cerrado el asunto.

Nos propusieron que observemos en qué tramo horario el ruido es más intenso y nos dijeron que volverían a medir, algo que no nos convenció porque ya han realizado varias mediciones y con ello no hemos avanzado nada en la resolución del problema. A pesar de lo cual, aceptamos su propuesta y nos avisarán para concretar fecha y hora para volver a medir niveles de ruido.

Enrique Villalobos planteó que estaría bien abrir una vía de acuerdo con ADIF, independientemente del resultado de las mediciones de niveles de ruido realizadas. Desde el Ayuntamiento se ofrecieron a ponerse en contacto con la empresa pública para facilitar una reunión e intentar una mediación entre representantes vecinales y ADIF, a fin de discutir las distintas opciones que puedan poner en marcha para mejorar la convivencia con el vecindario.

El Ayuntamiento mostró interes en todo momento por los problemas que les estábamos transmitiendo, pero en definitiva no salimos con plena confianza en que realmente se fuese a solucionar nada en un plazo aceptable por lo que la reunión fue un poco decepcionante, quedando a la espera de que se pongan en contacto (algo a lo que se comprometieron) tanto para enviarnos el expediente de las chatarrerías, como para la nueva medición de ruidos y concretar la fecha en la que nos podríamos reunir con representantes de Adif.