Se ejecuta el desahucio de Susana en la calle Unanimidad

Sin que aún se hubiese personado la comisión judicial –una fragante ilegalidad– la policía antidisturbios ha actuado con violencia contra las personas que se habían congregado desde la noche de ayer en la calle Unanimidad de Madrid para tratar de evitar el tercer intento de desahucio de Ángel, Susana y sus dos hijos menores. Los primeros ataques a los congregados ante el número 35 de esta calle se han producido a las 07:30 h de la mañana, cuando la dotación de 8 furgones policiales ha procedido a empujar violentamente a las personas solidarias que trataban de evitar que la Empresa Municipal de la Vivienda de Madrid desalojase a otra familia en situación de desamparo y que se encontraban en el portal de la afectada. Mientras, más allá del desmedido cordón policial, se situaba un amplio número de activistas y vecinos que apoyaban desde la distancia impuesta por las fuerzas de seguridad. Pese al interés policial de evitar la presencia de la siempre incómoda prensa, testigos incómodos que podían reflejar como se empleaban estos supuestos servidores públicos contra los vecinos allí reunidos y pese a que los propios agentes forcejearan con los medios escritos y gráficos allí desplegados, la prensa ha podido ofrecer testimonio de lo acontecido. Hacia las 10 de la mañana, comenzaron los golpes y las detenciones que, según los datos que nos han llegado hasta ahora, ascienden a 11 personas –según los testigos presenciales, más otra más que ha sido detenida en la propia comisaría del distrito, en la c/Primitivo Gañán 11, adonde había ido a reclamar pacíficamente la liberación de sus compañeros. En consecuencia con esta actuación van llegando más y más gente en apoyo–. También han dejado al menos dos heridos, uno de los cuales ha tenido que ser trasladado por el SAMUR inconsciente. Hay que reseñar que el mando policial que ha dirigido esta brutal acción ha tratado de impedir el acceso a los sanitarios para que atendiesen a la persona que se encontraba sin sentido e incluso llegó a amenazar a los congregados con denunciarles por haber llamado a los servicios de emergencia. A las 09:45 h se han personado los agentes judiciales y los cerrajeros para ejecutar el último acto de esta injusticia, que se resume en la interpelación que uno de los niños desahuciados ha dirigido a la policía: “¡Esta noche deberías soñar conmigo y acordarte de lo que has hecho!”. De esta manera, Susana, su pareja y sus dos hijos se han visto en la calle. Este grito desgarrador no ha hecho mella entre las fuerzas de seguridad y, de acuerdo a un testigo presencial, uno de los policías ha interpelado a los activistas allí reunidos al grito de “¿cómo se os ocurre defender a una gitana?”.