Stop desahucios Villaverde: La solución comienza con el encuentro entre las gentes

58

Un PRÉSTAMO HIPOTECARIO es un tipo de préstamo personal, con la particularidad de que es para la compra de una vivienda. En todos los préstamos personales la persona responde con todos sus bienes PRESENTES Y FUTUROS. La entidad que concede el préstamo puede iniciar un proceso de ejecución hipotecaria, empezando por la reclamación del bien para el que se concedió el préstamo, con un solo mes de impago, aunque suelen esperar hasta los 3 meses y en algunos casos a los 6. Esta realidad, presentada de una forma tan escueta, es una condena de por vida a la exclusión social para las personas que la viven, ya que genera una deuda perpetua que va creciendo día a día con los intereses de demora, convirtiéndose en un obstáculo insalvable. Sufrir un proceso de ejecución hipotecaria es la consecuencia de no tener ingresos ni bienes para hacer frente al préstamo inicial: difícilmente podrán pagar uno mayor y que crece con el paso del tiempo. El banco siempre estará vigilante ante cualquier mejora que se pueda producir en tu vida para absorber parte de tus ingresos si superan las cantidades inembargables (961 € brutos, si no tienes personas a tu cargo). A este problema que arruina cualquier esperanza e ilusión de futuro y que impulsa a los afectados a la economía sumergida y a ser ciudadanos de segunda (sin derecho a paro, jubilación, …), hay que añadir que pocos meses después se produce el lanzamiento de la vivienda: momento en el que todo lo anterior deja de importar porque ahora tienes que buscar un techo bajo el que vivir. Nunca es fácil, y a veces ni siquiera posible, acoplarse con algún familiar; sobre todo si hablamos de familias enteras. Otras veces, esta opción no puede mantenerse mucho tiempo. ¿Qué pueden hacer las personas que se encuentran en esta situación? ¿Qué pueden hacer las familias afectadas por estos problemas? Hay una opción viable. Un camino duro, largo y difícil pero el único que nos llevará a la consecución de soluciones justas y humanas para todos: LA LUCHA COLECTIVA. Todas las personas afectadas y todas las personas que se solidaricen con las afectadas tenemos que unirnos para luchar contra los poderes que nos avocan a estas situaciones de vida inasumibles. No nos resignemos a perder. No renunciemos a luchar por la justicia, por la vida, por el futuro. El primer paso es rechazar la vergüenza por vernos en esta situación. Hay 6 millones de parados y esto no es culpa nuestra. No hemos dejado de pagar porque seamos ladrones, pícaros o rufianes. La única razón por la que no pagamos es que NO PODEMOS. Esta circunstancia no merece que el banco nos diga “… pues si no puedes pagarme voy a castigarte obligándote a pagar intereses de demora para que tu deuda aumente exponencialmente y seas mi esclavo para siempre”, no merece que el banco nos diga “… pues si yo tengo que salir perdiendo, tú vas a perder más que yo y te voy a echar de la única casa que tienes para vivir”. Esto es simplemente extorsión y venganza. Y no sé ni como llamar a que el hecho de que los ciudadanos nos veamos en esta situación de no poder pagar es consecuencia de los actos pasados y presentes de los propios bancos. Tal vez: ¿mafia? Una vez que nos hemos quitado el complejo de culpabilidad, o que hemos empezado a darnos cuenta de que no somos totalmente culpables de esta situación y que no merecemos este castigo, solo podemos (y debemos) hacer una cosa: LUCHAR. ¿Cómo puede luchar un ciudadano contra un banco? Difícil respuesta. Tal vez sea la misma que a la pregunta ¿cómo puede luchar una hormiga contra un elefante? Parece ridículo intentarlo. De hecho, parece ridículo hasta pensarlo. Pero si la hormiga llama a 100 hormigas amigas, y estas a 1.000 hormigas amigas, y estas a 10.000 hormigas amigas, tal vez pueden trepar por la piel del elefante y llegar a algún sitio donde puedan hacerle daño, como un ojo, o la oreja o una herida que tenga el elefante, o vete tú a saber dónde… Y así, conseguir que el elefante salga corriendo y quite su pie de nuestro hormiguero. Por eso los ciudadanos debemos unirnos, los afectados por ejecuciones hipotecarias y desahucios debemos unirnos. Debemos contactar unos con otros, hablar, apoyarnos, ayudarnos. Esto, que a algunos les parece difícil, es muy simple y nos da fuerza para seguir adelante, para ser cada vez más capaces, para aprender, para estar más motivados. Nos da alegría, afecto, compañerismos. Nos lleva a un estado en el que se generan sentimientos positivos que minimizan los sentimientos negativos. Y entonces estamos en situación de ir juntos con seguridad, ecuanimidad, y pacíficamente a pedir soluciones justas como LA DACIÓN EN PAGO y poder empezar desde cero tras perderlo todo, LA CONDONACIÓN DE LA DEUDA si ya lo hemos perdido, y EL ALQUILER SOCIAL para todas las personas que no tengan ingresos suficientes para conseguir una vivienda en el mercado libre. No olvidemos que en España hay más de 6 millones de casas vacías. La PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) es una organización autogestionada. Esto significa que no recibe ninguna subvención oficial, todos los fondos salen de los propios afectados y personas individuales solidarias con los afectados; que no hay jerarquías, cualquiera que se sienta con fuerza para ello puede ser orientador o coordinador en un grupo, cualquiera puede crear un nuevo grupo para desarrollar un tema determinado o avanzar en una dirección concreta; que todos aprendemos de los demás a la vez que enseñamos a otros transmitiendo nuestras experiencias; que todos ayudamos a los demás a la vez que los demás nos ayudan ideando y realizando estrategias conjuntas. En la PAH nadie es importante si no es dentro del grupo, y dentro del grupo todos somos importantes porque lo importante es el grupo. Un individuo adquiere fuerza cuando tiene al grupo detrás, respaldándole. El grupo es una masa informe en la que cualquiera puede ser la punta cuando adquiere forma de triángulo isósceles en la puerta de su sucursal bancaria, cuando vamos a reclamar lo que en justicia nos pertenece: un lugar dónde vivir, la posibilidad de una vida digna de ser vivida. Nos pertenece tanto por justicia moral como por justicia legal, según recoge la Constitución, la Declaración Universal de Derechos Humanos y otras muchas leyes que, en la actualidad, solo tienen valor cuando les interesan a los poderosos y parecen no tener importancia cuando nos interesan a los ciudadanos. No dudéis entre comida o casa. No dudéis entre luchar o resignarse. Tenemos derecho a comida, a casa y a mucho más. Y solo tenemos un camino para conseguirlo: LUCHAR.

ATENCIÓN A LOS AFECTADOS EN VILLAVERDE [email protected]

A.V. INDEPENDIENTE DE BUTARQUE (A.V.I.B.) Viernes de 17:00 a 18:30 C/Estefanita 8 – A.V. LOS ROSALES Martes de 18:30 a 19:30 C/Níquel 16 – C.B. DIAMANTE 35 Jueves de 11:00 a 13:00 C/Diamante 35 – A.V. LA UNIDAD DE SAN CRISTÓBAL Jueves de 18:00 a 21:00 C/Rocafort 5 – A.V. LA INCOLORA Miércoles de 19:00 a 21:00 C/Acebes 11 – PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) MADRID afectadosporlahipotecamadrid.net Reuniones los Martes a las 19:00 en el Centro Social SECO C/ Arregui y Arruej 29 Asesorías colectivas L, X, V, C/San Cosme y San Damián 24 1º1 a las 11:00h. y a las 12:00h. – PAVPS (Plataforma de Afectados por la Vivienda Pública y Social) MADRID pavpsmadrid.wordpress.com Reuniones los Jueves a las 19:00 (cada 2 semanas) en la C/San Cosme y San Damián 24 1º1