¿Tendrá por fin el barrio una biblioteca?

797

En AVIB siempre nos hemos felicitado por cualquier avance que se consiga en el barrio, aunque no sea lo esperado. Por ello, recibimos con enorme alegría que la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid del 21 de octubre de 2021 haya aprobado por fin la construcción de lo que han denominado ‘Centro Cultural con biblioteca’ en el solar entre las calles Miguel Solas y Calcio.

La biblioteca municipal es una histórica reivindicación de este barrio y que motivó una de las primeras movilizaciones llevadas a cabo desde la asociación. Recordemos que el solar donde se va a levantar el equipamiento fue cedido ilegalmente al Arzobispado de Madrid y, después de diferentes movilizaciones, se consiguió anular la cesión. Por eso es una doble victoria para el barrio: se consigue un equipamiento cultural y además se defiende que el suelo público sea para atender las necesidades vecinales.

Después de muchos años demandando la biblioteca, el 16 de mayo de 2017, el Ayuntamiento abrió un concurso de ideas para que los vecinos y vecinas definiéramos cómo queríamos que fuera esta instalación y estuvimos participando en el proceso pensando en un espacio que combinara la biblioteca con instalaciones pensadas para la gente joven del barrio (zonas de estudio, talleres, etc.).

A partir de estas especificaciones acordadas entre la gente que participó en el proceso, se convocó un concurso a través del COAM (Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid) donde los proyectos ganadores recibirían como premio la redacción del proyecto y la ejecución de obra. El fallo del concurso tuvo lugar en marzo de 2019, en un proceso que se alargó mucho más de lo que nos hubiera gustado siendo ganador el proyecto ‘La biblioteca de los mil soles’.

Con el cambio de gobierno en el Ayuntamiento se produjo un cambio significativo en la planificación de la biblioteca. Las entidades vecinales que veníamos participando en el proceso quedamos apartados a un segundo plano (como en casi todas las iniciativas que promueven la participación ciudadana) y la licitación del proyecto no se llevó a cabo hasta octubre de 2020, año y medio después del fallo del concurso.

Pero el cambio más importante fue el de denominación, puesto que de ‘Biblioteca de Butarque’ se pasó a hablar de ‘Centro Cultural con biblioteca’, que es exactamente lo que aprobó ayer, 21 de octubre, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid.

Como decíamos al principio, celebramos la construcción de un equipamiento público tan demandado en el barrio, pero ¿a qué se debe el cambio de denominación?

Hay que recordar que en todo el distrito de Villaverde no existe ni una sola biblioteca pública municipal (solo existe la María Moliner que es de la Comunidad de Madrid) y que, sin embargo, a poco más de 80 metros del solar del nuevo centro se ubica el centro cultural Los Rosales, entonces ¿qué necesidad de hacer el cambio de denominación?

Esperemos que la decisión no responda a intereses privatizadores. Una biblioteca privada no es negocio para nadie, pero un centro cultural, con o sin biblioteca, donde se realicen actividades de las que se puede obtener beneficio, puede ser una nueva oportunidad para incentivar la llamada, y tan auspiciada por este equipo de Gobierno municipal, ‘colaboración público-privada’, que no es más que pagar con dinero público el beneficio empresarial de algunos.

La Biblioteca de Butarque estaba ideada como el centro neurálgico de la cultura en nuestra zona, una cultura que solo se puede entender desde el interés general y no del empresarial. Desde la asociación nos opondremos frontalmente a cualquier intención de privatizar nuestra biblioteca y esperamos que lo antes posible alguien del Ayuntamiento de Madrid se digne a dar alguna explicación del cambio de denominación.

Esperamos que nada de esto esté detrás de la decisión del cambio y que dentro de menos de dos años podamos disfrutar de un equipamiento tan importante y necesario para nuestro barrio.