Vecinos y profesionales piden que La Princesa siga siendo un hospital general público

44

La presentación, el pasado 31 de octubre, de los presupuestos que el Gobierno regional ha elaborado para el año 2013 se convirtió en el anuncio de una nueva vuelta de tuerca a la privatización de la sanidad pública. El presidente del Gobierno autonómico, Ignacio González, advertía que presentaba los presupuestos “más difíciles en nueve años” antes de desgranar algunas de las medidas más polémicas: la privatización de seis de los hospitales abiertos en 2008 (Vallecas, Arganda, Coslada, Aranjuez, San Sebastián de los Reyes y Parla); la conversión de La Princesa en un centro especializado en geriatría con la correspondiente “adecuación y dotación de plantillas a estas características”; la mutación del hospital Carlos III, que se convertirá en un centro de media y larga estancia y supondrá el traslado de muchos de sus profesionales; la privatización del 10% de los centros de salud de Atención Primaria y el cobro de un euro por receta sanitaria, una medida que, en palabras de González no tiene un carácter recaudatorio, sino disuasorio. El anuncio cayó como un auténtico jarro de agua fría entre profesionales sanitarios y usuarios. Los primeros protagonizaron un encierro al día siguiente mismo del anuncio en el hospital La Princesa a los que acompañaron las vecinas y vecinos que deberán cambiar de hospital de referencia como consecuencia de la polémica medida. En la actualidad, el hospital es el centro de referencia de más de 310.000 personas de las cuales solo 39.000 tienen más de 75 años. La Princesa, que ofrece cerca de 40 especialidades, destaca en neurocirugía (es el primero de España en neurocirugía en 3D), cirugía maxilofacial, torácica y cardíaca… Los profesionales del centro confían en consignar al menos 50.000 firmas de rechazo a la polémica medida, rúbricas que recogen también en internet.