Villaverde pide al Ayuntamiento y a la Comunidad la creación de una mesa común para ejecutar sus “200 medidas”

197

El pasado 19 de octubre, tras meses de trabajo para su elaboración, la Coordinadora de Asociaciones Vecinales de Villaverde hizo públicas las citadas 200 medidas, que buscan acercar el distrito a la ciudad, frenando su actual deterioro. A continuación envió a las tres administraciones competentes el documento, a la par que solicitaba mantener reuniones con sus responsables.

La primera, con Enrique Ruiz Escudero, Viceconsejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, tuvo lugar el 22 de diciembre. Se trató de una toma de contacto, tras la cual debería de haberse celebrado una segunda reunión a finales de enero, una vez vez que el Gobierno regional estudiase la viabilidad de las propuestas, hecho que todavía no se ha producido. En palabras de la coordinadora, el encuentro con el viceconsejero fue “breve pero cordial y nos fuimos con la sensación de que dado que en esta legislatura no se ha desarrollado ningún plan distrital parecía animado a estudiar la propuesta”. Además, “reconoció que la situación de desigualdad de Villaverde respecto a la ciudad es especialmente alarmante”.

La segunda tuvo lugar el 14 de febrero y congregó a delegados de la coordinadora con Manuela Carmena, que aún no conocía el contenido del documento de 200 medidas y con Guillermo Zapata, concejal presidente de Villaverde. En el encuentro, más extenso que el anterior, la alcaldesa mostró sin embargo “una visión más cortoplacista de la intervención, y se interesó especialmente en ejecutar medidas que tienen que ver con la dinamización de espacios públicos (como los mercados municipales) y con la mejora de la eficacia en la gestión de peticiones o quejas ciudadanas. Asociaciones y Ayuntamiento debatieron también sobre la posibilidad de crear planes especiales de empleo en el distrito a imagen del actual Vallecas Labora, que “fueran capaces de emplear a vecinos y ayudar en el mantenimiento de los barrios, así como en mejorar la interrelación con universidades con planes de voluntariado y prácticas de estudiantes en trabajos comunitarios. Además, trasladamos nuestro temor a que las medidas que se ejecuten sean meramente estéticas, ya que necesitamos realmente la planificación de medidas de calado”, sostiene la coordinadora vecinal.

Respecto a una de las cuestiones centrales en el distrito, la vivienda, los representantes vecinales trasladaron a los munícipes su preocupación ante el proyecto de construir tres edificios de la EMVS en Butarque, el barrio con más carencias en dotaciones y equipamientos públicos (a día de hoy no dispone de centro de salud). “Nuestros barrios, carentes de infraestructuras y con la mayor desigualdad social de la ciudad, siguen siendo concebidos como el espacio de soporte de la desigualdad”, se queja la coordinadora.

Pero más allá de las reclamaciones concretas del documento de 200 medidas (que puedes ver aquí), los delegados ciudadanos insistieron en la necesidad de crear una “mesa común de interlocución entre las tres administraciones, con objeto de que estas, el Ayuntamiento, la Comunidad y el Gobierno central elaboren un plan conjunto, pues consideramos que de pequeños parches inconexos, no podemos sacar grandes resultados”, indica la coordinadora, antes de aclarar: “tanto la problemática de vivienda como la revitalización de los once millones de suelo industrial como la convivencia, van a requerir un gran esfuerzo coordinado. Hablamos de cosas como mejorar las condiciones fiscales para las empresas que quieran invertir en Villaverde…” Pero hasta el momento el Gobierno central no ha dado señales de vida.

Por último, la coordinadora expuso a la alcaldesa que “el Movimiento por la Dignidad del Sur trajo uno de los principales fondos de reequilibrio que nuestro distrito ha conocido y, por ello, nuestra intención es reeditarlo y terminarlo, ya que fue paralizado en 2010, incluyendo además demandas sociales, pues la crisis ha hecho no solo estancar el desarrollo sino retroceder en cuestiones básicas de derechos sociales”.

Las asociaciones vecinales de Villaverde comprobarán ahora si la respuesta de las administraciones va más allá de las buenas palabras, pues de lo contrario “no nos vamos a parar; existe una deuda histórica con Villaverde y prometemos movilización en primavera”, aseguran.