Yo también quiero ser Esperanza Aguirre

73

(O por lo menos tener los mismos médicos que ella) Me sorprendió sobremanera ver como Esperanza Aguirre tiene la grandísima suerte de que le detecten un bulto en la mama el 15 de febrero y el 22 del mismo mes ya estaba operada, y en la Sanidad Pública. Me encantaría saber cuál ha sido su centro de salud correspondiente, lo digo por pedir un cambio e ir yo también allí. Igual de esa manera todo hubiese ido más rápido en mi caso, que ha seguido un proceso muy distinto. En octubre de 2010 yo misma me detecté un bulto en la mama derecha y acudí a mi doctora de cabecera. Podía haber esperado a las revisiones rutinarias de las que habla la presidenta, y haber esperado años, porque soy joven (tengo 40 años) y no me consideran paciente de riesgo. La doctora me hizo un reconocimiento y, al observar síntomas de malignidad, me pidió ecografía y mamografía urgente preferente. La señora Aguirre declara que cuando son urgentes las pruebas se realizan en un máximo de 15 días. En mi caso me dieron la cita para dentro de 20 días y en una clínica privada en la otra punta de la ciudad. Ya nos hemos puesto en el mes de noviembre. Cuando por fin llegué a hacerme las pruebas, descubrí que solo tenía citada la mamografía, pese a que también la ecografía estaba en la hoja. Así que solo me hicieron la mamografía y tuve que volver a mi centro de salud para reclamar la otra prueba. Me dieron la cita para el 24 de enero. Eso son ya tres meses después de la primera revisión, nada que ver con el plazo de una semana que tardaron en operar a Esperanza Aguirre. ¿Dónde quedan ahora sus recomendaciones de prevención? Ella hizo un llamamiento a “todos los ciudadanos, hombres y mujeres, pero muy especialmente a las mujeres” para que se hagan las revisiones periódicas porque el cáncer “cursa sin síntomas muchas veces” así que cuando “uno no hace prevención lo coge tarde”. Para colmo, mi mamografía no sirve, por el tipo de mama que tengo, y ni siquiera se ve el bulto, aunque curiosamente sí que se palpa. Mi doctora, con muy buenas intenciones aunque con éxito relativo, volvió a solicitar con carácter de urgencia que me viesen en la unidad mamaria del Hospital 12 de Octubre. Me dieron cita en un centro de especialidades médicas que nuevamente no es el mío. Corría ya finales de diciembre. La ginecóloga que me atendió, después de contarle mi caso y confesarle que estoy realmente asustada, me dijo “¿Miedo ahora? Miedo tendrías que tener cada vez que te enciendes un cigarro, porque no solo puedes tener cáncer de mama, sino cáncer de ovarios, cáncer de pulmón, de útero…” y decidió mandarme una ecografía vaginal, para descartar. La ecografía de mama no quiso adelantarla, alegando que mi bulto era pequeño. Supongo que este no es el perfil de médico con el que se ha topado Aguirre. Viendo que no avanzaba nada, conseguí a través de una amiga que me vieran en Madrid Salud (ayuntamiento) y no sabe lo mucho que agradezco la atención que me han dado allí y la delicadeza con la que me han tratado. Me vieron el 20 de diciembre, y el 21 me estaba haciendo la ecografía de mama. Ahí parecía que el bulto no era malo, pero habría que controlarlo dentro de dos meses. Con esta información volví a la ginecóloga que me ya me había visto a principios de enero, y se molestó porque había buscado otros medios para conseguir la ecografía. No me quiso derivar al hospital y se rió cuando le dije que por otro lado me iban a revisar a los dos meses, “¿estos qué se piensan?, ¿que en dos meses va a cambiar o crecer?”. Pues desgraciadamente así fue. La siguiente revisión fue el 21 de febrero y el bulto había crecido. El 9 de marzo me confirmaron que tengo cáncer de mama. En esas semanas Esperanza Aguirre fue noticia, no yo. Ambas padecemos exactamente el mismo tipo de cáncer. Pensé que podría tener la misma suerte que la señora que salía en la tele. No podía creer que con un cáncer ya confirmado fuesen a ir lentos nuevamente. Es una vergüenza que la presidenta se permita el lujo de salir en los medios de comunicación con esas declaraciones sobre la importancia de prevenir y el buen funcionamiento de la sanidad. Me detecté el bulto en octubre, se diagnosticó el cáncer el 9 de marzo y, ahora que ya por fin me han derivado al Hospital 12 de Octubre, me ofrecen un quirófano para el 11 de mayo. Ya me han hecho todas las pruebas preoperatorias, a excepción de una resonancia que no me van a hacer hasta el 25 de abril. En el mejor de los casos, me operarán el 11 de mayo, y eso porque soy una mujer joven y están haciendo un esfuerzo por agilizar los trámites. Habrán pasado 7 meses desde que yo noté algo extraño en mi pecho. ¿Es esto justo? ¿Es soportable esta incertidumbre, esta agonía? Esperanza Aguirre, ¿cree que puede mirarme a la cara y repetirme eso de lo bien que funciona la sanidad pública y la importancia de la prevención? Usted que está privatizando la Seguridad Social, usted que ya está felizmente operada y tranquila, ¿no cree que los demás también tenemos a eso? Somos muchas mujeres las que sufrimos las listas de espera, no somos Esperanza Aguirre. Su discurso suena esperanzador, pero falso. Gracias a su mala gestión y su desfachatez, yo estoy como estoy. Le pido respeto; mucho respeto para mí y para todas las que nos enfrentamos a esta enfermedad a estos ritmos, que son los reales. Por favor, cuando haga campaña electoral, no lo haga tratando estos temas y poniéndose como ejemplo, porque usted para mí no es ejemplo de nada.