El 6 de mayo Madrid se mueve

42
El 6 de mayo Madrid se mueve
El 6 de mayo Madrid se mueve

“Nos levantamos para decir que la ciudad que habitamos no pertenece a las grandes empresas ni a la clase política sino a quienes la viven, la sienten y la defienden, a las personas que nos levantamos cada mañana queriéndonos vivas, en un Madrid que queremos de acogida y respeto pero también de derechos”. De esta manera iniciaba esta mañana Susana Albarrán, portavoz de Madrid no se vende, la red de grupos que se ha formado con motivo de la manifestación, una comparecencia ante los medios para dar cuenta de las razones y objetivos de la protesta. Albarrán ha compartido mesa con Quique Villalobos, presidente de la FRAVM, y Yayo Herrero, portavoz de Ecologistas en Acción, dos de los grupos que la impulsan. Los tres han enmarcado la iniciativa del sábado en un contexto atravesado por la corrupción y por “el saqueo al que ha sido sometida nuestra ciudad, nuestras vidas y nuestros territorios en los últimos años, un saqueo que ha sido protagonizado por los Correa, Granados, Ignacio González, Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre. Un saqueo que viene demostrando ser un proyecto de largo plazo, de connivencia entre representantes públicos e intereses especulativos que tienen largos tentáculos en operaciones en marcha en toda la ciudad y en toda la comunidad”.

Según la plataforma Madrid no se vende, solo con las tramas de corrupción Lezo, Gürtel, Púnica y Mercamadrid, por la que la fiscalía ha pedido la imputación de la actual delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, el PP se ha apropiado de más de 656 millones de euros de los madrileños y madrileñas.

Quique Villalobos ha situado la marcha del sábado en “una lucha por poder disfrutar de los últimos metros de campo que le quedan a esta ciudad. La ciudad, la región, el Estado e incluso la sociedad siguen supeditadas a la cultura del dinero. A la hora de plantear cómo tiene que terminar de construirse Madrid sigue pesando mucho el poder de las grandes constructoras, las grandes empresas y de los intereses económicos”. En este punto ha recordado el despropósito que suponen nuevos desarrollos como Los Berrocales: “si Madrid acumula 200.000 casas vacías, ¿para qué necesitamos construir más?” ha subrayado, antes de insistir en las políticas erráticas en materia de urbanismo del actual Gobierno municipal, que contrastan con los anhelos de movimientos sociales y vecinos. “Depositamos muchas esperanzas en el nuevo Ayuntamiento, y por eso exigimos que el ritmo de los cambios fuera más rápido”, ha aclarado. El presidente vecinal también ha criticado con dureza al Gobierno regional de Cristina Cifuentes, responsable de que muchos barrios sigan teniendo hoy enormes carencias en materia de educación, sanidad o transporte: “En los barrios siguen sin llegar los servicios públicos de calidad, no hay avances suficientes”, ha indicado. Por eso, “vamos a salir a la calle para reclamar algo que llevamos reclamando desde hace muchos años“.

En la misma línea, Yayo Herrero, para quien “estamos viviendo un momento de gravedad extrema, un saqueo de lo que es de todos”, ha defendido “poner en el centro del interés la vida de las personas, lo que implica mirar el urbanismo de una forma totalmente diferente, mirar a los vecinos y vecinas de forma diferente y darnos cuenta de que hay personas migrantes, personas desahuciadas y personas en una precariedad absoluta, para construir un modelo que incluya a todas esas personas”.

Los convocantes de la manifestación no se mueven solo contra la corrupción, que cada día nos despierta con un nuevo caso (hoy ha sido el del Open de Tenis y la Caja Mágica), sino contra “un programa para la privatización y mercantilización de la vida, con la que se nos despoja del derecho a vivir la ciudad. Se trata de especular con nuestro suelo, de permitir que los que más tienen se beneficien de políticas fiscales a medida, de bloquear nuestro futuro mediante deudas ilegítimas que revierten en el beneficio de los menos y sirven de pretexto para deteriorar la educación, la sanidad o las políticas contra la violencia machista que deben construir nuestra futura convivencia. Madrid se mueve para que la ciudad no sea sólo de los coches sino también de las bicicletas, de quienes pasean y de quienes priorizan el transporte público o colectivo”, sostienen en el manifiesto de la movilización, que concluye de la siguiente manera: “Salimos para decir que Madrid no pertenece a Cristina Cifuentes ni a Cristóbal Montoro. Que Madrid no es el patio trasero de Villar Mir ni de Florentino Pérez. Salimos para decir que el cambio que necesita la ciudad sólo será cambio si se produce en la calle, sólo será cambio cuando la participación no sea puro márketing. Sólo será cambio cuando nos incluya a todas. Por eso la cita es el sábado 6 de mayo a las 12h, por eso la cita es en la Plaza de Canalejas (<M> Sevilla), otro de tantos lugares que se están vendiendo en nuestro Madrid. Salimos porque no hay tiempo para el desencanto, ni para complicidades con quienes están vendiendo la ciudad. Nuestras vidas no se venden y Madrid no está en venta. Salimos para volver a decir que Madrid es de todas y por esa ciudad que queremos, defenderemos la alegría”.

Además de la FRAVM y Ecologistas en Acción, conforman la red Madrid no se vende el Patio Maravillas, la Asociación Sin Papeles de Madrid, PAH centro, Espacio Vecinal Arganzuela (EVA), Eje de Precariedad y Economía Feminista, Apoyo Mutuo, Red Solidaria de Acogida (RSA), Instituto DM, Oficina de Urbanismo Social, Centro Social La Villana, Madrid en transporte público, Moratalaz Despierta, Lavapiés ¿dónde vas? y la Red Espacios Ciudadanos, entre otros grupos.