AVIB denuncia al Ayuntamiento por la concesión irregular de la licencia de la nueva gasolinera

105

Obligados por la falta de respuesta del Ayuntamiento de Madrid a dos recursos administrativos, la Asociación de Vecinos Independiente de Butarque (AVIB) ha presentado un escrito de demanda por la concesión irregular de la licencia de construcción de la nueva gasolinera de la calle Hulla. El pasado 26 de noviembre los vecinos nos vimos sorprendidos por el inicio de las obras cuando pensábamos que la licencia estaba anulada, como así se había solicitado en 2009 cuando la empresa la solicitó por primera vez. El motivo de pedir su denegación era porque la gasolinera estaría situada a menos de quince metros de las viviendas, muy cerca de dos zonas de juegos infantiles y pegada a un solar destinado a la construcción del centro de salud del barrio. De inmediato se presentó un recurso extraordinario de revisión y se solicitó una reunión con los responsables de urbanismo. Nunca recibimos respuesta. Cuando tuvimos acceso al expediente comprobamos que cuando la empresa solicitó la licencia, en agosto de 2009, el Ayuntamiento remitió el proyecto a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, de la Comunidad de Madrid, porque era necesario elaborar una Declaración de Impacto Ambiental. Casi dos años después, el 22 de marzo de 2011, el Ayuntamiento cerró el expediente porque no se había producido resolución en el procedimiento de declaración de impacto ambiental. Sin embargo, la empresa obtuvo la declaración en febrero de 2012 y volvió a solicitar la licencia. El Ayuntamiento, en lugar de reabrir de nuevo el proceso, inició un nuevo expediente pero adjuntando la documentación del expediente anterior. Esta forma de actuar, supone una grave irregularidad, ya que la normativa obliga a iniciar de nuevo los trámites para obtener la licencia que incluyen la información pública y la posibilidad de que los afectados pudieran haber presentado alegaciones. Pero no se trata de un mero error formal, ya que el Ayuntamiento ha otorgado la licencia al proyecto que presentó la empresa en 2009, cuando para obtener la Declaración de Impacto Ambiental tuvieron que modificar ese proyecto en dos ocasiones. Además, el Ayuntamiento incumplió la obligación de avisar a AVIB, por ser parte interesada. En el expediente únicamente constan dos cartas enviadas a la asociación que nunca llegaron a su destino. El hecho de no haber sido avisados de los trámites, permitió a la asociación presentar un recurso de reposición que fue registrado el 26 de diciembre de 2012, solicitando que se declarara la nulidad de la concesión de la licencia. Solicitamos que se inicie de nuevo el proceso, lo que permitiría presentar alegaciones y que se tuvieran en cuenta los estudios recientes de la Universidad de Murcia que demuestran que los efectos de la contaminación de las gasolineras, con agentes cancerígenos como el benceno, se perciben desde los edificios que están a menos de 100 metros. Pero el Ayuntamiento ha ignorado a los vecinos y tampoco ha contestado al recurso de reposición, por lo que se nos hemos visto obligados a presentar un recurso al contencioso-administrativo, que ha sido admitido por el juzgado número 28 de lo contencioso-administrativo. A la vez, han dirigido una carta a la Alcaldesa de Madrid, Ana Botella, exigiendo que sean contestados los escritos y recursos presentados. Además, piden la paralización inmediata de la obra de construcción y solicitan que se busque un nuevo emplazamiento más acorde a una construcción de este tipo. El escrito a la alcaldesa está acompañado de 2.573 firmas donde los vecinos muestran su disconformidad con la construcción de la nueva gasolinera. No es justo que una empresa cuente con tantas facilidades para construir una instalación de este tipo. Esta gasolinera no sólo va a afectar a los vecinos que viven justo al lado, sino que también puede comprometer el futuro de la zona, ya que está ubicada en el mismo solar que está destinado al centro de salud y a muy pocos metros de otros solares calificados para equipamientos educativos. Por ese motivo, mientras quede alguna opción, continuaremos peleando para conseguir que la gasolinera no se construya en esa ubicación. Escrito de admisión