El Tribunal Superior estima el recurso del Ayuntamiento y la empresa, pero aún así declara nula la licencia de la Gasolinera de la calle Hulla

216

La andadura judicial de la Gasolinera de la calle Hulla ha llegado a su fin después de que en el mes de abril de 2013 denunciáramos la concesión de una licencia que era a todas luces ilegal.

Como tantas veces ocurre, el resultado de la justicia llega demasiado tarde, cuando ya está aplicada la política de hechos consumados (la gasolinera lleva funcionando más de dos años) y donde el resultado final no va a variar el status quo actual.

El 27 de septiembre la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha estimado el recurso de apelación interpuesto por el Ayuntamiento de Madrid y por la empresa Bogar, S.A. (propietaria de la gasolinera), revocando la Sentencia dictada el día 17 de junio de 2016 por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 28 de Madrid que nos daba completamente la razón.

Así es la justicia, un juzgado dice que todo es ilegal y otro superior dice lo mismo, pero levanta tanto la mano en su interpretación que decide que en lugar de declarar ilegal la licencia la declara nula. ¿Cuál es la diferencia? pues no lo tenemos muy claro, pero según el Tribunal Superior no hubo nada ilegal aunque la empresa tenga que volver a obtener la licencia presentando un nuevo proyecto firmado por técnico competente.

¿Y cuál es el resultado práctico de todo esto? Pues que nosotros podríamos recurrir ahora al Tribunal Supremo, pero nuestros representantes legales dicen que no conseguiríamos nada diferente, ya que la anulación de la licencia es un hecho.

¿Y ahora qué?

Pues ahora la licencia está “retrotraída” y el Ayuntamiento de Madrid tiene que requerir a la empresa “que aporte el correspondiente proyecto firmado por técnico competente (ingeniero industrial), concurrentemente confirmado por el Ingenieros de Caminos; Canales y Puertos”, es decir, tiene que solicitar una nueva licencia aunque esto no implique la suspensión de la actividad.

¿Entonces ya no se puede hacer nada para evitar que la gasolinera siga pegado a las viviendas, al futuro centro de salud y de las pistas de patinaje? Pues lo veremos. Siempre dijimos que la cosa estaba muy difícil, casi imposible, pero no nos vamos a rendir. Lo primero será personarnos en esta nueva solicitud de licencia y volveremos a presentar las alegaciones pertinentes.

A la vez seguimos solicitando que no repostéis en la gasolinera de Hulla, porque su construcción fue totalmente irregular y resulta una instalación perjudicial para las vecinas y vecinos. No estamos en contra de que exista, lo que pensamos es que no debe estar en esa ubicación.