“Botín, se acabó el festín”

74

La visita este lunes del presidente del Banco Santander, Emilio Botín, a la Universidad Carlos III ha sido recibida con pancartas y consignas contra la “mercantilización de la educación” por un centenar de jóvenes que han señalado al banquero como uno de los “beneficiarios” de la crisis. Los asistentes a la protesta han intentado acceder al Salón de Grados del Rectorado, donde Emilio Botín renovaba un acuerdo de colaboración con la Universidad, pero el personal de seguridad de la Universidad se lo ha impedido, por lo que han leído el manifiesto a las puertas de la sala. De forma simbólica, los manifestantes han sacado tarjetas rojas al banquero, por ser uno de los “principales beneficiarios de la salida neoliberal a la crisis y responsable directo del empobrecimiento de las mayorías sociales”, según la convocatoria. “Fuera banqueros de la Universidad” Durante la protesta han coreado consignas como: “Banqueros y empresarios, no sois necesarios”, “Emilio Botín, se acabó el festín”, “La usura pasa factura” o “Fuera los banqueros de la universidad”. Juventud Sin Futuro o CNT, entre otros, se encuentran entre los convocantes de la protesta, que ha transcurrido sin mayores incidentes. Una de las manifestantes, que se ha identificado como A. García, ha explicado que con dos carreras: Humanidades y Comunicación Audiovisual, se encuentra desempleada tras ser despedida de forma “improcedente” por una multinacional, por lo que cree necesario un cambio en el sistema y una mejora de las condiciones laborales. Otro de los asistentes a la protesta, que se ha identificado como Alfredo M., secretario de acción sindical de CNT en la sección de enseñanza, ha indicado que “además de encarecer las tasas de las matrículas, se ha abierto la puerta de la universidad a empresas transnacionales que ahondan en la precarización de los futuros trabajadores”. Aunque la mayoría de los convocados han sido jóvenes estudiantes o antiguos alumnos, también han acudido ciudadanos como Miguel Txirry, actualmente desempleado, que se considera “un indignado”, y que ha explicado que, a su juicio, “Botín no es el único culpable, sino que todos los ciudadanos son culpables por no reclamar sus derechos”. La protesta ha continuado en las inmediaciones del edificio a la espera de que saliese Emilio Botín, si bien los congregados no han podido acercarse al banquero, que ha salido del edificio sin ser visto por los manifestantes.