Cerco pacífico al Congreso el día en que se vota la reforma de la negociación colectiva

50

Rodeados por un fuerte dispositivo policial, que protege la entrada al Congreso y al aparcamiento de las Cortes, los ‘indignados’, que han levantado sobre las 6.30 su improvisado campamento, están increpando con consignas pero sin insultos y de forma pacífica a los coches que se meten en el subterráneo más próximo desde la esquina del Hotel Palace. El cordón policial se encuentra instalado al inicio de la Carrera de San Jerónimo. Esta medida de seguridad impide el paso de los vehículos que se ven obligados a dar una vuelta y entrar por otro acceso, justo delante de los manifestantes. Entre sus consignas, las típicas son las más sonadas: “que no, que no, que no nos representan”, “fuera, fuera”, “esta crisis no la pagamos” o “diputado el que no bote”. Ataviados con pancartas reivindicativas en pro de una reforma electoral y en ambiente festivo protestan contra la reforma de la negociación colectiva que se prevé convalidar esta mañana en el Congreso. Les preside un gran cartel en el que se puede leer ‘Respeto’ y que ya fue protagonista en la manifestación del pasado domingo. El control de acceso a la calle del Congreso es muy estricto y desde la Plaza de Neptuno la policía impide el acceso a la zona salvo que se justifique que se tiene que pasar. El cordón policial se mantiene firme desde las 20.00 de ayer martes. Se prevé que la mañana discurra sin incidentes.