El Ayuntamiento busca proyectos para dar contenido a La Catedral

196

La obra civil acabó hace meses después de un sinfín de plazos incumplidos. También los trabajos para dotar de accesos al centro, electricidad, agua, alcantarillado y el resto de servicios necesarios para su funcionamiento. La antigua nave de la extinta empresa de ascensores Boetticher y Navarro, tras una profunda remodelación, luce ya su nuevo aspecto convertida en La Catedral de las Nuevas Tecnologías, aunque rodeada de vallas. Sin embargo, la infraestructura situada en la calle de Cifuentes del distrito de Villaverde, sigue cerrada a cal y canto y sin ningún tipo de actividad. Fuentes municipales aseguran a GENTE que el Área de Hacienda continúa manteniendo diferentes contactos “para darle contenido” , aunque aún no hay ningún plazo para su puesta de largo oficial. “El Ayuntamiento está buscando la colaboración público-privada para ponerla en funcionamiento, pero no hay nada todavía concretado” , explican. Mientras tanto, el Consistorio debe asumir el gasto que supone el servicio de vigilancia del centro de innovación. El último contrato aprobado para tales fines superó los 380.000 euros anuales. POSIBLES CONTENIDOS El tercer y último análisis de posibles orientaciones y contenidos de La Catedral de la Innovación y las Nuevas Tecnologías, data del pasado mes de julio. Realizado por un equipo independiente bajo la supervisión y directrices de la Dirección General de Innovación y Tecnología del Ayuntamiento de Madrid, establece que las posibles configuraciones del interior de La Catedral pasan por dedicar los diferentes espacios a los jóvenes, a la innovación, a la fabricación digital, a la transversalidad, a la comunicación, a la cooperación público-privada, y al empleo y dimensión global y local. “El proyecto supondrá un impulso económico para la zona por la interacción de los visitantes y usuarios con el comercio y otras dotaciones del distrito. Y por la probable transformación de las naves y parcelas limítrofes en industrias más ligadas con la tecnología y la innovación, como consecuencia del efecto llamada”, aseguran sus autores. “Los contenidos no buscan la participación específica de los vecinos de la zona, sino que persiguen un público más cualificado sea cual sea su procedencia” , explican. “Cada día que paso por la Gran Vía de Villaverde y veo el edificio rodeado de vallas, me pregunto cuándo entrará en funcionamiento. Creo que un distrito como Villaverde lo necesita de forma urgente” , comenta un vecino.