El Ayuntamiento de Madrid reduce a la mitad el plazo de los recursos de multas

43

El Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico (Testra), un servicio por el que el ciudadano puede consultar en la página web de la Dirección General de Tráfico (DGT) si tiene alguna multa, entró en funcionamiento el pasado 25 de noviembre. Actualmente solo hacen uso de él la propia DGT, el Servei Català de Trànsit y el Ayuntamiento de Madrid. La capital fue el primer municipio en usar el tablón, aunque las demás corporaciones locales de España están obligadas a sumarse antes del próximo 25 de mayo de 2012. Desde entonces el Consistorio ha informado de miles de sanciones a través de este sistema, al que solo pueden llegar aquellas denuncias que no han podido ser entregadas en el domicilio. El Ayuntamiento de Madrid subió el 15 de febrero, por ejemplo, 11 documentos con cientos de multas.Cebollero I. es uno de los interesados. El importe de su sanción asciende a 600 euros. La información que precede al documento expone que “para beneficiarse de la reducción que establece la Ley de Seguridad Vial, el pago deberá hacerse efectivo durante los 30 días naturales siguientes a aquel en que tiene lugar la presente publicación”. Si Cebollero I. no está conforme con la denuncia, el documento dice que “en el plazo de 20 días naturales, contados a partir del día siguiente de publicarse esta notificación, podrá formular escrito de alegaciones…”. Dichos plazos incumplen lo que establece la ley, ya que la notificación debe estar publicada en el Testra durante 20 días para que se dé por practicada. Una vez concluido ese plazo, debería abrirse otro periodo de 20 días para pagar con reducción o presentar alegaciones. El Ayuntamiento de Madrid incluso parece conocer la norma, ya que fuentes municipales han asegurado que “la fecha de publicación es determinante para calcular el plazo a cuyo vencimiento comienza un periodo de otros 20 días” para una posible defensa del infractor. Pero el caso es que en todas las notificaciones hechas hasta la fecha se habla de un único plazo. La capacidad de respuesta del infractor, por tanto, se reduce a la mitad. “Todos los anuncios son ilegales. El Ayuntamiento de Madrid ha cercenado los derechos de los ciudadanos”, afirma Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que considera que como “el 95% de las multas se ponen sin detención del conductor, a través de cámaras o radares, el Ayuntamiento intenta que “la gente no se entere” de la sanción. El Ayuntamiento de Madrid tiene previsto ingresar este año 220 millones de euros por sanciones de tráfico. El uso del Testra evita tener que publicar cada notificación que no puede ser entregada en el domicilio en el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid. Fuentes del Consistorio madrileño sostienen que “se cumplen estrictamente los plazos que marca la ley, igual que hacen otras administraciones”. Pero si se comparan los documentos de notificación de denuncias, tanto la DGT como el Servei Català de Trànsit señalan los plazos legales. En el caso de la DGT, para ajustarse a la norma, incluso se produjo un cambio en la redacción del texto el pasado 4 de febrero. Hasta esa fecha los documentos indicaban que el plazo de 20 días para las alegaciones comenzaba “el día siguiente de la publicación del presente edicto”, pero a partir del pasado día 4 ya explica que “este edicto se mantendrá expuesto… durante 20 días” y que se podrá pagar o alegar en los 20 días “contados desde el día siguiente al de la finalización de la publicación” en el Testra. En resumen, un plazo de 40 días. Arnaldo tiene claro que todas las multas publicadas en el Testra tanto de la DGT hasta el 4 de febrero como del Ayuntamiento de Madrid hasta la fecha son “nulas” y que todos los conductores pueden recurrir por un uso fraudulento de los plazos. Como el sistema está muy reciente, aún no se conocen las consecuencias, pero a estas alturas miles de ciudadanos ya han sido dados por informados de sus infracciones. Para quedarse tranquilo, o no, en la web de la DGT y solo con el número del DNI o de la matrícula del coche se puede salir de dudas. Si la multa se la han puesto en Cataluña, puede que aún esté a tiempo de recurrir, si ha sido en Madrid las posibilidades se reducen a la mitad.