El copago, en clave de humor y denuncia

61

“Señora, que le sobran 40 céntimos. ¡Bote!”, dice el médico mientras guarda las monedas. Entra el siguiente paciente, el actor Willy Toledo. “Siéntese, que el tiempo es oro”, le suelta, y conecta un aparato que empieza a contar los minutos y a aplicar “las tarifas correspondientes”. La Coordinadora Anti Privatización de la Sanidad Pública ha imaginado cómo sería una consulta con copago y le ha aplicado algo de humor y mucha mordacidad en tres vídeos colgados en su página web (www.casmadrid.org). Al paciente Toledo le duelen las cervicales, pero el médico ni le mira. “Es que va a ser artritis”, asegura. A cambio, le ofrece toda una serie de ofertas y bonos para diferentes servicios médicos y le recomienda que se dé prisa: “Desembuche, que a los 10 minutos pasa a la tarifa B”. “Una señora ha pagado 20 euros por un solo catarro”. Toledo dice que no entiende lo del copago, que creía que los ciudadanos ya pagamos por la sanidad pública con nuestros impuestos. “En vez de copago, le deberían llamar doble pago”, insiste. Pero el médico le saca de su error: “Lo de paciente es una terminología obsoleta. Ahora son ustedes clientes”. En un segundo vídeo, Toledo habla con Alberto San Juan sobre la sanidad pública, “que no va muy bien”, y acaba concluyendo que, o tienes “una empresa privada que gestiona un hospital público” o “eres un gilipollas”. En el tercero, un señor se queja a San Juan de que tiene una uña encarnada y que no se lo cubre la seguridad social. Los vídeos sirven para calentar la manifestación que la Coordinadora y otras asociaciones (entre ellas, vecinales y de pacientes) ha convocado para esta tarde a las 19.30 horas. Su objetivo es “la defensa de la Sanidad y la Educación públicas y en contra de la privatización”, según afirman los organizadores en un comunicado. Partirá desde Atocha y terminará en la Puerta del Sol. Los convocantes denuncian el “continuo deterioro de la Sanidad y la Educación públicas en todos sus niveles” y el desvío de fondos públicos hacia empresas privadas para que las gestionen. Aseguran que la privatización avanza gracias “al gobierno del PP en Madrid, con el apoyo del PSOE, dado que las leyes que permiten privatizar estos dos sectores han sido aprobadas con los votos de ambos partidos y de otros grupos del arco parlamentario”. La cuestión del copago ha estado muy presente estos días en la precampaña de las elecciones a la Asamblea de Madrid. Los socialistas acusan a Esperanza Aguirre de llevar el copago en su “agenda oculta” y de estar esperando a ganar para ponerlo en marcha. Aguirre, sin embargo, ha asegurado en reiteradas ocasiones que mientras ella sea presidenta no lo habrá. Desde el PP recuerdan también que una comunidad autónoma no tiene competencias para implantar el copago. El único documento que, hasta ahora, podría dar algo de razón a los socialistas de Tomás Gómez es un informe elaborado por técnicos de la Consejería de Sanidad madrileña en el que plantean qué prestaciones podrían excluirse y a cuáles se podría aplicar un copago. Sanidad siempre ha dicho que es uno de tantos informes técnicos que se elaboran en una administración.