Las asociaciones vecinales de Madrid se suman a la movilización antinuclear del domingo

49

Fiel a su tradición antinuclear, la FRAVM promueve una movilización que se convoca dos semanas después del vigesimoquinto aniversario del desastre de Chernóbil y en un momento en el las autoridades japonesas no han sido aún capaces de controlar los graves problemas de la central japonesa de Fukushima. En este marco, el movimiento antinuclear español se solidariza con el pueblo japonés ante la tragedia que está viviendo y cuyas consecuencias reales son todavía difíciles de conocer y evaluar. Para las organizaciones convocantes de la manifestación del domingo, entre las que también se hallan ACSUR, Amigos de la Tierra, CGT, Ecologistas en Acción, IU, Izquierda Anticapitalista, Equo y la Plataforma Térmicas No, es el momento de decir no a una energía “incompatible con un modelo ambientalmente sostenible”. “La energía nuclear ha demostrado que no es económicamente eficiente y no es socialmente justa; y ha demostrado ser un fracaso económico, tecnológico, medioambiental y social, causando graves problemas a la salud pública y al medio ambiente: accidentes nucleares (tan graves como los de Chernóbil y Fukushima), generación de residuos radiactivos imposibles de eliminar y especial contribución a la proliferación de las armas atómicas”, sostienen las organizaciones en un comunicado. Por eso, exigen al Gobierno central un calendario de cierre urgente de las centrales nucleares comenzando por Garoña, además de la retirada del actual proceso de selección del emplazamiento del Almacén Temporal Centralizado (ATC), “con apertura de un verdadero proceso democrático de participación pública”. En definitiva, sostienen, “es el momento de abandonar la energía nuclear. Es exclusivamente una cuestión de voluntad política pues no hay ningún problema técnico, energético o económico que lo impida. Y es lo más deseable desde el punto de vista de la seguridad y de la protección del medio ambiente y la salud”.