El PSOE solicita bibliotecas municipales en cuatro distritos

55

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, denunció ayer que en la capital hay hasta nueve veces menos bibliotecas que en París ya que distritos como Villaverde, Moncloa, Chamberí y Retiro no cuentan con un equipamiento municipal de estas características. Esos cuatro suman 536.970 vecinos, quienes tienen que conformarse con las bibliotecas regionales, una por cada distrito, pero aun así no cubren las necesidades básicas de sus habitantes. “Si el coronel de García Márquez no tenía quien le escribiera, Gallardón no tiene quien lo lea”, ironizó el edil del PSOE. Lissavetzky criticó que el equipo de Alberto Ruiz-Gallarón “no ha habilitado bibliotecas suficientes para situar a Madrid ni siquiera a la altura de otros municipios madrileños” ya que Alcorcón ofrece una biblioteca por cada 23.570 vecinos y París tiene una para cada 8.235 habitantes. Mientras, a la capital de Madrid le corresponde una media de 71.260 vecinos por biblioteca, sumadas las regionales y las municipales. “Ya es hora de apostar por los libros, por la lectura. Este Gobierno es irresponsable por no atender una competencia municipal indiscutible en materia cultural”, denunció Lissavetzky. El caso de Villaverde Villaverde es uno de los cuatro distritos sin biblioteca municipal. Sus 150.000 habitantes tienen solo la regional María Moliner, que dista mucho de algunos barrios como Ciudad de los Ángeles, San Cristóbal de los Ángeles, Los Rosales y Butarque. En Moncloa, la biblioteca regional de la calle de Quintana queda muy alejada de Valdezarza, El Plantío, Aravaca y la Ciudad Universitaria. Algo similar ocurre en Retiro, con 126.000 habitantes para la única biblioteca abierta, de la Comunidad, y una biblioteca municipal en construcción. En Chamberí tampoco hay un equipamiento de este tipo de titularidad municipal, pero existen dos administrados por la Comunidad. El Grupo Municipal Socialista reclama desde hace años al menos una biblioteca municipal por distrito como elemento esencial de alfabetización y que permita a las familias con menor poder adquisitivo aumentar la cultura a través de los libros. “La distribución de bibliotecas municipales y regionales es absolutamente desigual y, por lo tanto, injusta”, añadió el portavoz del PSOE. Y es que hay distritos con tres bibliotecas municipales y otros sin ninguna.