El Supremo anula la polémica tasa de vados del Ayuntamiento de Madrid

67

El Tribunal Supremo ha declarado nula la tasa de vados que el Ayuntamiento de Madrid estableció en 2006. Una sentencia anterior, del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, ya consideró nulo el tributo en 2007, pero el Consistorio recurrió y ahora ha llegado el fallo definitivo. El TSJM consideró que el informe técnico-económico no justificaba la medida, algo que el Supremo ratifica. El pleno municipal modificó la ordenanza fiscal que regula los vados a finales de 2005 para empezar a cobrar en función de la capacidad de los aparcamientos y no solo por los metros lineales que tuviera la entrada al parking. Las grandes superficies fueron las mayores perjudicadas, y fueron las que recurrieron la subida. La responsable de Hacienda del grupo municipal socialista, Noela Martínez, asegura que “el Ayuntamiento no puede exigir a los ciudadanos que paguen la tasa de vados”. Añade que no entiende por qué el Consistorio ha seguido cobrándola entre 2008 y 2011 cuando un tribunal la declaró nula en 2007. Según sus cálculos Madrid ha recaudado por este concepto 197 millones de euros. “Nosotros ya nos opusimos a esta tasa porque suponía una subida desmesurada respecto a la anterior y por lo arbitrario de su cálculo”, explica. “Declarar nula la tasa significa que, de manera legal, nunca ha existido”. Los socialistas consideran que el Consistorio no puede exigir el abono del impuesto, cuyo periodo de pago se acaba de abrir (el 2 de abril). De hacerlo, sería ilegal, aseguran, y tendría que devolver inmediatamente el dinero. Según sus cálculos, pese a la primera sentencia en contra, el Ayuntamiento siguió exigiendo a los ciudadanos el pago de la tasa por una cantidad total de 311,8 millones para el periodo 2007 – 2012, de los que lleva recaudados 197. Las consecuencias del fallo suponen un revés para las previsiones de ingresos del Ayuntamiento de Madrid. Tras la sentencia, el Consistorio no podrá cobrar este año la tasa según la ordenanza vigente, sino que deberá liquidarla conforme a la anterior, del año 2005. Fuentes del Consistorio explican con un ejemplo práctico qué supone la sentencia para las arcas municipales. Un vado para un aparcamiento de 3.000 metros cuadrados de una gran superficie o un parking de rotación en una zona privilegiada de la capital pagará este año algo más de 500 euros, cuando antes de la sentencia hubiera abonado 2.728 euros. No se trata de cantidades pequeñas. El Ayuntamiento tiene previsto recaudar solo por la tasa de vados 49 millones de euros este año, según cálculos del grupo municipal socialista. Una cantidad que se verá considerablemente mermada. Desde el Consistorio recuerdan que su forma de calcular el pago de la tasa coincide con las ordenanzas de ciudades como Barcelona y Zaragoza y añaden que la decisión de modificar la ordenanza a partir de 2006 responde a la “injusticia fiscal” de la anterior. Un paso de vehículos que daba entrada a un local en el que cabían dos vehículos pagaba lo mismo que otro que tenía muchas más plazas, añaden fuentes municipales.