La Consejería de Sanidad estudia reducir prestaciones

59

La consejería afirma que el texto no forma parte de “ningún proyecto de política sanitaria” y que ninguna “autoridad política” sabía de su existencia. Sanidad no quiso desvelar quién encargó el informe ni con qué objetivo. El documento trascendió el lunes, cuando la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad Pública lo colgó en su página web (casmadrid.org). El texto menciona la “dificultad para elegir”, entre todas las prestaciones de la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud (recogidas en el real decreto 1030/2006), las que podrían ser limitadas o excluidas y admite que “todas ellas pueden considerarse básicas y necesarias”. “Debe valorarse debidamente el impacto, no solo social sino también económico, de excluirlas en este momento”, añade. El texto aporta datos actualizados de personas que se beneficiaron de ellas en 2009 o 2010, el coste estimado que supusieron para el erario público y los pros y los contras de excluirlas, limitarlas o imponerles el copago. El documento se define como una “propuesta”, pero no figura su destinatario: – Vacuna del virus del papiloma humano. Costó 5,9 millones en 2010. El informe plantea excluirla o aplicar copago. – Diabéticos. Se plantea excluir la financiación de las tiras reactivas. El informe alerta del “posible impacto social y económico negativo”. – Salud bucodental infantil. Costó un millón de euros, que pagó el Ministerio mediante subvención. “Valorar exclusión de todas o alguna de las nuevas prestaciones”. El documento se preocupa incluso de las reacciones: “El impacto de excluirlas no sería demasiado negativo en la opinión pública, dado que hasta ahora su cobertura es muy limitada”. – Comida en el hospital. Se plantea el copago, pero eso “penaliza sobre todo a población de nivel económico bajo-medio”, alerta. – Ligadura de trompas y vasectomías. Exclusión o copago. “No responde a necesidades de salud sino de control de natalidad”. – Reproducción asistida. Exclusión o copago. El documento duda de que sea una prestación básica. “En la práctica el acceso ya es limitado por las largas listas de espera”. – Bastones y muletas. “Excluir del catálogo”; el “impacto económico” en las personas que lo necesitan es mínimo.