La reforma de la Avenida podría irse por la alcantarilla

73

Tras más de diez años de espera, cinco muertos y múltiples atropellos, parecía que la reforma de la Avenida de los Rosales comenzaría. No era, ni mucho menos, la reforma en un principio proyectada, ya que dejaba fuera los dos puntos más conflictivos, el enlace con la A-4 y el puente bajo las vías del tren. Sin embargo, la nueva configuración de las aceras, parterres, pasos de peatones, nueva disposición de los aparcamientos y arbolado iban a suponer seguridad para los viandantes y protección a los vecinos y las vecinas de la Avenida. Del mismo modo, la construcción de rotondas, duplicidad de carriles en cada sentido y un asfaltado que mitigase el ruido del tráfico iba a suponer descongestión de vehículos en la vía, así como un barrio menos ruidoso. Sin embargo, una vez más, tanto Ayuntamiento como Comunidad de Madrid se han reído de los vecinos y las vecinas de Butarque. El Ayuntamiento ha denegado la tala de árboles para reordenar las plazas de aparcamiento y la duplicidad de carriles. El mayor montante del presupuesto irá a parar al bombeo de agua que inunda la Avenida cada vez que llueve, por lo tanto, la supuesta reforma se ha quedado en un arreglo de aceras. AVIB ha accedido al expediente de la supuesta reforma, pero en él no figuran los planos del proyecto definitivo, y se ha realizado una nueva solicitud para poder acceder al proyecto inicial y al modificado, lo que parece una maniobra más de desinformación, ya que esos documentos deberían aparecer en el expediente al que se ha accedido. Lo que sí consta en el expediente es que este “lavado de cara” durará doce meses, -siete meses más de lo previsto- para acometer las obras de alcantarillado que evitarían la inundación de la Avenida. Se mantiene la adjudicación del proyecto a COMSA, así como el presupuesto inicial de 2.578.744,54 euros. Por otro lado, NECSO fue la empresa a la que se adjudicó la reforma inicial, que fue paralizada en el año 2003 cuando Esperanza Aguirre accedió a la presidencia de la Comunidad de Madrid, y la administración se vio obligada a indemnizar con más de 300.000 euros a esta empresa por no realizar la reforma. La Consejería de Transporte e Infraestructuras, que mantuvo reuniones con AVIB y otros colectivos vecinales, a través de su viceconsejero Luis Armada, prometió que se realizaría un seguimiento exhaustivo de los trámites previos al comienzo de los trabajos, facilitando el proyecto de ejecución, cosa que la Consejería no ha hecho. Es más, aún en su página web se puede leer la nota de prensa de julio de 2007, donde anuncia el comienzo de la reforma de la Avenida, con titulares como “la Comunidad duplicará y acondicionará la Avenida de los Rosales en dos kilómetros” o “los trabajos incluyen la construcción de plazas de aparcamiento y la conversión de esta vía en calle” Por su parte, la Junta de Distrito, que actualmente cuenta con el proyecto definitivo, sigue sin pronunciarse, ignorando una vez más, no sólo a AVIB como asociación, sino también a los miles de vecinos y vecinas de Butarque que firmaron solicitando la reforma completa de la Avenida. Aunque todo apunta a que la reforma iniciada no es tal, si no un simple “lavado de cara”, esperamos poder sortear en breve todas las trabas que se están poniendo desde las administraciones madrileñas para conocer el fondo y forma real del proyecto de ejecución de obras en la Avenida, y así tener entre todos, los medios necesarios para valorarlas en función de los intereses de los vecinos y vecinas del barrio. Esperamos poder contar con todas vuestras aportaciones e informaciones, por mínimas que sean, ya que no nos lo están poniendo nada fácil.