La Senda Real se amplia al sur

59

En la primavera de 1999 Ecologistas en Acción y la Coordinadora Salvemos la Dehesa de la Villa tomó la iniciativa de buscar un camino que permitiese unir la Dehesa de la Villa con el Monte de El Pardo y desde allí llegar a la Sierra. Durante los primeros trabajos se vio que era posible recuperar, no sin abundantes dificultades, el camino histórico al completo, desde las proximidades del Palacio Real, y diseñar dos variantes que uniesen los dos principales espacios verdes de la ciudad de Madrid, la mencionada Dehesa de la Villa y la Casa de Campo, con dicho camino. En los meses siguientes el camino se hizo realidad y en octubre se inauguró, extraoficialmente, el sendero de Gran Recorrido GR-124, llamado La Senda Real. Desde entonces los trabajos para convencer a las administraciones de la importancia de recuperar los caminos históricos y las vías pecuarias no han cesado, y se ha conseguido limar casi por completo los obstáculos que han cortado o deteriorado el camino durante años. En 2010, viendo que la ruta original está consolidada, Ecologistas en Acción decidió hacer una apuesta mayor e intentar llevar la Senda Real hacia el sur de la Comunidad de Madrid, en concreto hasta Aranjuez, dando así continuidad a la idea de enlazar por medio de rutas aptas para caminantes, la gran urbe con los Sitios Reales. Los trabajos para diseñar la ampliación de la ruta han dado como resultado un sendero que sale de la ciudad por el Parque Lineal del Manzanares, y después continúa siguiendo la antigua Real Acequia del Manzanares hasta la confluencia de este río con el Jarama, en pleno Parque Regional del Sureste. La ruta atraviesa los términos municipales de Getafe, Rivas, San Martín de la Vega, Ciempozuelos, Titulcia y Aranjuez. En la capital la unión con el tramo original del GR-124 se hace siguiendo la margen derecha del Manzanares, por el llamado Salón de Pinos de Madrid Río. De ese modo cualquier ciudadano que lo desee, en unos meses podrá recorrer, a píe, en bicicleta o como desee, siempre que no use vehículos a motor, casi toda la geografía madrileña, desde el paisaje serrano de Manzanares el Real hasta las huertas ribereñas del Tajo. El nuevo trazado no está exento de problemas. El más importante de ellos es una gravera que ha cortado la vía pecuaria denominada “Cordel de los Manchegos”, junto al río Jarama, y que impide el paso hasta el puente de hiero de Titulcia, punto clave para cruzar el río. Los propietarios de la concesión minera no han respetado el derecho de paso por el cordel, lo que ha sido denunciado hace más de un años por Ecologistas en Acción ante las autoridades competentes en vías pecuarias de la Comunidad de Madrid, las cuales hasta ahora no han aportado ninguna solución.