La tasa de basuras se reduce un 15% en el presupuesto de 2011

72

Los presupuestos municipales para 2011 tendrán, al menos, una buena noticia para los madrileños: una rebaja en su tasa de basura. La medida, originada por la reducción de un 15 por ciento en el contrato que el Ayuntamiento paga a la empresa que recoge los residuos, se hará efectiva en los recibos que los madrileños pagarán en 2011. Aún se estudia el método: o un descuento lineal del 15 por ciento en el recibo, o una rebaja del 10 por ciento y un incremento del número de personas que estén exentas de pagarlo. Recortar lo que se paga a las empresas de servicios es una de las medidas que anunció el alcalde durante el último debate sobre el estado de la ciudad, dentro de su plan de ahorro. La consecuencia directa: si las empresas cobran menos, y la tasa se aplica para cubrir el coste del servicio —por ley, no puede superarlo—, entonces la tasa también tiene que bajar. No obstante, la rebaja no se aplica en 2010 en los recibos —aunque sí en la cantidad abonada a la contrata—. La explicación del alcalde es que ni siquiera con ese descuento, lo que se recauda por la tasa alcanza los 166 millones de euros que cuesta el servicio. A partir de 2011, sí se cubrirá ese coste, y por eso entrará en vigor la reducción en los recibos. Lo que aún no han decidido los responsables del área de Hacienda, que dirige el concejal Juan Bravo, es cómo se aplicará esta rebaja. De momento, barajan dos fórmulas. Una, la más sencilla, consiste en hacer un descuento lineal de en torno al 15 por ciento en cada recibo. El problema en este caso es que la matrícula de la tasa —el número de recibos que se emiten— no es un número fijo cada año, sino que se «mueve»: se incorporan nuevas viviendas o edificios, y algunos grupos —la tasa se cobra en función del valor catastral, por tramos— pueden crecer más que otros, copando gran parte de la rebaja. Según la renta La segunda posibilidad es que la rebaja en los recibos no sea del 15 por ciento, sino algo menor: del 10. El resto del dinero se utilizaría para elevar el número de personas que están exentas del pago de la tasa. En la actualidad, están libres las entidades sin ánimo de lucro, los colegios públicos y concertados, los centros de investigación, y las unidades familiares cuya suma de ingresos sea menor a unas cantidades, que varían de los 632 a los 1.054 euros mensuales en función de cuántas personas estén empadronadas en el domicilio. En este caso, el problema está en el cálculo de cuántos casos más podrían incorporarse a la exención en función de los ingresos que se fijen; dada la situación económica actual, cualquier variación en las cifras de la subvención podrían disparar el número de beneficiarios. En Hacienda recuerdan que los recursos judiciales vistos hasta la fecha contra esta tasa han sido desestimados. La rebaja que ahora se introduce, indican, no modifica la estructura del tributo.