Las Asociaciones de Vecinos de Villaverde no participarán en el Consejo Territorial del distrito

46

Las Asociaciones de Vecinos del distrito de Villaverde, a excepción de El Espinillo, hemos decidido no participar en la renovación del Consejo Territorial del distrito.La mayoría de nosotros ya abandonamos el Consejo en septiembre de 2006 por habernos sentido defraudados por la incapacidad de este supuesto foro de participación para solucionar los problemas del distrito. En todos estos años no se ha producido ningún cambio en la situación, porque las razones que provocaron el abandono se mantienen. El principal problema radica en la falta de competencias de las Juntas Municipales, ya que todas las decisiones de importancia se adoptan en las áreas de gobierno centralizadas del Ayuntamiento de Madrid, lo que convierte a los Consejos Territoriales en herramientas inservibles que incluso no pueden ni siquiera debatir sobre asuntos de relevancia que ya han sido debatidos en el Pleno central. Si se consiguen sortear estas dificultades, lo máximo que puede conseguir el Consejo Territorial es elevar proposiciones al pleno de la Junta Municipal para que sean debatidas, algo que las asociaciones podemos presentar directamente sin tener que pasar por el Consejo. Por tanto, supone una burocratización de la participación cuya utilidad es baldía, ya que cada queja tarda varios meses en ser solucionada para que al final se despache con una negativa, o con una contestación que nunca llega. De esta forma se consigue distraer al movimiento vecinal con reuniones inútiles totalmente alejadas del propio ámbito de las asociaciones: la calle y los vecinos. Además, los Consejos son claramente restrictivos, ya que restringen la participación a una serie de entidades que son elegidas a través de un proceso electoral cada cuatro años, lo que va en contra de la propia esencia de la participación: que cualquier vecino o entidad pueda hacer llegar su voz al principal órgano destinado a ello. En definitiva, pensamos que el Consejo Territorial es una máscara participativa de la que se quiere dotar el Ayuntamiento de Madrid, cuando la realidad es que en la mayoría de sus decisiones se demuestra un claro desprecio por las entidades vecinales, como cuando se decidió cambiar el horario de celebración de los plenos de las Juntas Municipales, lo que en la práctica anula la posibilidad de asistir a la mayoría de asociaciones, o cuando se dificultan, o directamente se impiden, actividades culturales promovidas por las asociaciones vecinales como las Cabalgatas, las carreras populares, los Carnavales, o el uso gratuito de los espacios municipales en los barrios. Las entidades vecinales de Villaverde seguiremos trabajando por nuestro distrito dirigiendo nuestras propuestas al Ayuntamiento y fomentando la participación de nuestras vecinas y vecinos en espacios abiertos y plurales donde se atiendan sus necesidades y reivindicaciones.