Los Gatos Butarqueños te necesitan

Tratar de transmitir una idea a otros grupos de personas siempre es difícil, pero quizá todavía más cuando se trata de un tema que toca directamente el corazón. En esta ocasión desde Avib Medioambiente queremos acercaros un poco más el mundo de los gatos que viven en la calle, concretamente en las calles de Butarque, nuestro barrio El primer paso es conocer el concepto de colonia. Una colonia no es ni más ni menos que una agrupación de gatos que viven en un zona determinada dentro de una población. Dentro de la colonia podemos encontrar desde gatos que no han tenido o han tenido muy poco contacto con los seres humanos a gatos que han formado parte de una familia y por diversos motivos han terminado viviendo en la calle. Entre estos dos extremos hay una gran variedad de matices y cada gato es un mundo. Las colonias de gatos se forman en lugares donde estos seres vivos encuentran recursos suficientes para sobrevivir: acceso a agua potable y comida suficiente. Hay veces que las colonias están localizadas en lugares deshabitados del campo donde nuestros queridos felinos tienen recursos naturales para satisfacer sus necesidades. Pero en muchas otras ocasiones las colonias se encuentran en ciudades de forma que la convivencia entre humanos y animales es inevitable. Esto hace que se desaten diversos conflictos, ante los cuales, los seres humanos, cúspide de la cadena alimenticia optan por acabar con el problema de raíz, es que en este caso supondría exterminar todos los miembros de la colonia. Sin embargo, está probado que este método resulta totalmente ineficaz puesto que los recursos disponibles son de nuevo aprovechados por nuevos gatos y en poco tiempo, la colonia vuelve a estar habitada de nuevo. Y entonces ¿cuál es la solución al problema? La respuesta definitiva es el control de las colonias. Este método implica entre otras las siguientes acciones: – Esterilización de los miembros de la colonia: de esta forma se mantiene estable el número de miembros de la misma – Control de enfermedades dentro de la colonia: para evitar la posible propagación de las mismas dentro del entorno – Control de la alimentación de la colonia: es necesario mantener un equilibrio dentro de la alimentación de los felinos, de forma que puedan seguir sobreviviendo sin que la intervención de los seres humanos haga que pierdan completamente su instinto de supervivencia Y ¿qué conseguimos los seres humanos con todo esto? Llegar a una convivencia saludable y agradable con otra raza de seres vivos que pueblan la Tierra: los gatos. Dentro de nuestro barrio existe un grupo de personas que dedican todo su tiempo y esfuerzo para controlar las colonias felinas, pero se trata de una labor titánica y es necesario que entre todos les echemos una mano para que el proyecto pueda seguir adelante. ¿Cómo se puede colaborar? Existen diversas formas en las que puedas colaborar dependiendo de tu situación como – . A través de ayuda económica: no pienses que es necesario realizar grandes donativos (bueno si tienes posibilidades por nosotros genial !!!! ). Sabemos que estamos en tiempos muy duros económicamente para muchos de nosotros. Pero si unimos los pequeños esfuerzos que podemos hacer de forma individual seguro que podremos llegar a afrontar mejor los gastos que llevan las colonias: alimentación, castraciones, gastos veterinarios por enfermedades,… – . Prestando tu tiempo: en el control de una colonia hay muchas tareas por hacer y todas las manos son bienvenidas. Como en la opción anterior, cualquier ayuda por poca que a ti te parezca es apreciada y necesaria, y con poco esfuerzo de muchos se puede lograr casi todo. – . Haciendo de casa de acogida: hay ocasiones que es necesario tener temporalmente en nuestra casa a un gato hasta que se recupera de una enfermedad, pase una cuarentena o encuentre unos adoptantes. También los cachorros muy pequeños que no cuentan con su madre necesitan de la intervención humana hasta que pueden alimentarse por si mismos. – . Adoptando un gato: muchos gatos de la calle necesitan un hogar. Muchos humanos necesitamos cariño incondicional ¿por qué no unirnos? Si te animas a participar en este maravilloso proyecto puedes contactar con los responsables a través del siguiente correo [email protected] o el teléfono 666.42.25.12 Me gustaría finalizar este artículo contándoos un pequeño secreto: el gato que veis en la foto existe de verdad. Se llama Oskar (alias “El Rey Sol) y es un gato de pura raza butarqueña que forma parte de nuestra gran familia humano-felina. Nacido en las calles de nuestro barrio y abandonado por su madre por motivos desconocidos, fue rescatado por el grupo que cuida nuestras colonias para acabar siendo uno de los nuestros y haciendo que seamos felices día a día. Entre [email protected] hacemos un barrio.

Compartir
Artículo anteriorCrónica de la II Carrera Popular de Butarque-Villaverde
Artículo siguienteManifestación “Por una Educación Pública de calidad