Los malos olores y las picaduras amargan el verano al barrio de Butarque

1007

El verano es sinónimo de vacaciones, piscina, calor y, en el caso de las vecinas y vecinos de Butarque (Villaverde) de picaduras de insectos y de malos olores. El hedor en este barrio no es algo nuevo. La cercanía de las viviendas con cuatro depuradoras (la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) La China, La Gavia, Butarque y Sur) y el estanque de tormentas de Butarque provoca que el barrio sufra malos olores durante todo el año desde diferentes fuentes de emisión, si bien en verano la situación se agrava, ya que se producen con más frecuencia, vienen acompañados de poblaciones de mosquitos, e impiden que vecinas y vecinos puedan abrir las ventanas para combatir el calor. A esta situación se añade que en las últimas semanas se ha venido detectando un olor a quemado que podría provenir incluso de la planta de Valdemingómez, que concentra la práctica totalidad de las instalaciones de tratamiento de Residuos Urbanos (RU) de Madrid y en la que se tratan más de cuatro mil toneladas al día de basura.

La Asociación Vecinal Independiente de Butarque (AVIB) ha denunciado esta situación en numerosas ocasiones, tanto ante la Junta Municipal de Villaverde como en el Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, sin haber conseguido encontrar ninguna solución por parte del consistorio.

Mosca negra

Este año se da la circunstancia, -algo advertido por los expertos-, de que las fuertes lluvias de primavera, junto a otros factores ambientales, han favorecido el aumento de la población de la mosca negra en zonas cercanas a ríos, acequias de regadío o en lugares donde el agua corra. El barrio de Butarque, cercano al Parque Lineal Manzanares y que cuenta con un huerto urbano, parece reunir todas las características para atraer a grandes poblaciones de este insecto, como parece que así está siendo.

Visitas obligadas a centros de salud

Vecinas y vecinos del barrio se han dirigido a la asociación para comentar que las farmacias del barrio reconocen que la venta de productos de prevención y tratamiento contra las picaduras se ha disparado en lo que llevamos de verano. Además, al menos cuatro personas han necesitado asistir a un centro de salud, o incluso a las urgencias del Hospital 12 de Octubre debido al dolor, o a los problemas de alergias que pueden provocar infecciones o reacciones excesivas.

Desde AVIB se solicita al Ayuntamiento de Madrid que explique si se está llevando a cabo alguna actuación tanto de cara a resolver el problema de los malos olores como el de esta población de mosca negra, que están provocando molestias en la vida de las vecinas y vecinos de Butarque./