Los recortes sociales afectan a la Biblioteca Pública María Moliner

183

La Asociación de Usuarios de la Biblioteca Pública Villaverde María Moliner ha emitido un comunicado abierto a toda la participación vecinal, cultural, política y sindical, con el fin de tener la mayor respuesta social posible ante estas medidas que “frenan el avance cultural en nuestra región e impide la libertad de expresión a todas aquellas Asociaciones que carecen de medios económicos para costearse las cuotas por el uso de las instalaciones públicas”. Entiende la biblioteca pública, “no como un mero lugar donde se concentra la información en bruto, sino como un espacio multicultural donde los vecinos del distrito, a través de las Asociaciones Culturales, pueden expresarse libremente mediante exposiciones, proyecciones multimedia, conferencias, etc., haciendo uso de los espacios destinados para este fin”. Denuncian que la Comunidad de Madrid, para ajustar los presupuestos, “reduce la inversión en Educación y Cultura”, y consideran que este área no debe reducirse a los centros de enseñanza, sino que las bibliotecas son elementos básicos de formación académica, no sólo de los estudiantes, sino de toda la población en general, dada su trascendencia como centros de consulta e intercambio de información. Añaden que estas medidas sería la continuación de las adoptadas por el Gobierno el pasado 6 de junio, con la publicación en el BOE de la decisión de reducir la categoría de la Biblioteca Nacional, transformándola en subsecretaría como consecuencia del Plan de Ajuste para reducir el gasto público. Según la AUBPMM, las consecuencias del recorte irían desde la destrucción de empleo público, hasta la supresión de actividades y talleres, pasando por la supresión de la adquisición, por parte de la biblioteca, de ejemplares literarios y material multimedia. Por ello, consideran que la falta de personal laboral tendrá como consecuencia que las instalaciones de la biblioteca se vean desprovistas del mantenimiento adecuado. Asimismo, esta medida afectará, según esta asociación, al ordenamiento, cuidado y restauración del material didáctico Temen que con el fin de seguir adquiriendo material didáctico y poder mantener algunas de las actividades y talleres que se están realizando, la dirección de la biblioteca deberá proceder a gestionar su propia autofinanciación, viéndose en la necesidad de implantar cuotas por el uso de las instalaciones, concretamente el salón de actos. Este hecho provocará que “muchas Asociaciones Culturales que no disponen de medios económicos para afrontar este añadido en el gasto que supone la realización de actividades, verán inviable la realización de conferencias, proyecciones audiovisuales, etc.”