Los trabajadores intentarán evitar el cierre de ArcelorMittal en Villaverde

Los trabajadores de ArcelorMittal en el distrito madrileño de Villaverde se concentraron la mañana del viernes 20 de enero ante las puertas de la factoría (Carretera de Toledo, Km 9,200) al objeto de exigir a la dirección de la compañía siderúrgica la retirada de las medidas planteadas ayer, consistentes en “parar por un tiempo indefinido” la producción de su fábrica en Madrid, lo que supondrá de hecho el cierre de su actividad industrial y el despido de 285 de los 390 empleados que tiene en este centro, especializado en vigas para la construcción. Metal, Construcción y Afines UGT (MCA-UGT) y los demás sindicatos con representación en la empresa han rechazado los argumentos del Grupo siderúrgico y han exigido tanto a la dirección de la empresa, como al Gobierno central y al de la Comunidad Autónoma de Madrid que pongan en marcha todas las medidas a su alcance para evitar el cierre definitivo de esta planta por su enorme repercusión en el empleo en la Región, en especial en una época de dura crisis como la actual. El sindicato Comisiones Obreras ha anunciado que trabajará para evitar el cierre de la fábrica y ha acusado al gigante siderúrgico de haber condenado esta planta al decidir “limitar las exportaciones y suprimir las inversiones”. En una nota de prensa, la Federación de Industria de CCOO critica a la siderúrgica porque, en plena crisis de la construcción, limitó las inversiones en la planta madrileña, redujo sus exportaciones al norte de África y la excluyó de los mercados europeos. Según CCOO, hay alternativas que evitarían el cese de la actividad de la planta, cuyo cierre -dice- “pondría en jaque a la zona en la que está ubicada, muy afectada por la crisis”. El sindicato dice en su nota que ArcelorMittal antepone los intereses de sus accionistas “olvidando la repercusión que el cierre de la factoría tendría entre la población madrileña y la responsabilidad que había adquirido con el entorno”.