Los vecinos de Berrocal 52 y 56 se movilizarán ante el anuncio de la subasta de sus viviendas

210

Ser agraciado con una vivienda de alquiler no siempre está exento de problemas inesperados, y más si se trata de una vivienda promocionada por la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS). De todos es conocida la difícil situación financiera del Ayuntamiento de Madrid, que gracias a la política de su Alcalde tiene vacías las arcas municipales. Esta situación también afecta a las empresas públicas municipales como la EMVS, que desde el pasado verano ha comenzado a subastar determinadas promociones a promotores privados para obtener liquidez. El 14 de marzo la EMVS publicaba una nueva subasta de cuatro promociones. Dos en Vallecas, una en Carabanchel y otra, la que afecta a un mayor número de viviendas, en el barrio de Butarque. En concreto afecta a las dos promociones que corresponden a los portales 52 y 56 de la calle Berrocal, con un total de 276 viviendas. Los problemas de estos vecinos no comienzan aquí. En el caso concreto de las promociones del barrio, desde que el Ayuntamiento les entregara sus viviendas los problemas no han parado de sucederse: retrasos, problemas de edificación, desperfectos que nadie arregla,… Por si esto no fuera poco, ahora la EMVS, que les ha ignorado durante estos años, quiere hacer caja con sus viviendas subastándolas y poniéndolas en manos de los tiburones especulativos que no dudarán en tomar cualquier tipo de decisión con tal de obtener beneficio de su inversión. El pliego de condiciones de la subasta establece que la empresa privada debe respetar los contratos de alquiler de los vecinos hasta que estos venzan, pero a partir del año 2020 la vivienda deja de estar protegida y la empresa que se quede con las promociones no tendrá ningún tipo de obligación ni con el Ayuntamiento, ni con los vecinos. Es decir, podrá alquilarlos a quien quiera y por el precio que quiera, incluyendo la posibilidad de no renovar a ninguno de los vecinos actuales. Se trata de una privatización en toda regla de unas viviendas construidas con dinero público, que una empresa privada va a adquirir a precio de vivienda protegida, y que en poco más de ocho años podrá poner en circulación a precio de mercado. Mientras, se condena a los vecinos a una situación de incertidumbre sobre las condiciones en las que se gestionarán sus contratos y el mantenimiento de sus viviendas. Las 276 viviendas de Berrocal se subastan con un precio de salida de 26.460.000 €, con lo que cada casa sale a menos de 96.000 €. ¿Por qué el Ayuntamiento no oferta a los actuales inquilinos sus viviendas a este precio?, ¿por qué lo pone en manos de unas empresas privadas que en menos de ocho años verán que su inversión se ha triplicado sin ningún tipo de riesgo?, ¿por qué el Ayuntamiento, en lugar de atender las necesidades de vivienda de la ciudad y sus vecinos, se dedica a garantizar negocios redondos a las empresas inmobiliarias y constructoras? Y como siempre, la decisión se adopta sin tener en cuenta a los vecinos, que no han sido ni consultados, ni informados por la EMVS antes del anuncio de la subasta. Pero los vecinos de Berrocal no se van a resignar. El pasado domingo celebraron una reunión en la que decidieron organizarse y movilizarse. En primer lugar buscarán el mejor asesoramiento posible para conocer la situación en la que quedarán a partir del 15 de abril, y ver las posibles acciones legales que pueden adoptar. Tienen pensado coordinarse con el resto de promociones afectadas y contactar con los vecinos que ya padecieron la misma situación el pasado verano. Van a intentar llevar su problema a los medios de comunicación, y van a comenzar una campaña de recogida de firmas por todo el barrio. Además, están organizando una acción de protesta para conseguir que se visibilice la situación a la que el Ayuntamiento de Madrid les ha condenado, y tienen intención de participar en la manifestación que se celebrará el 31 de marzo a las 19 horas, desde Callao al Palacio de Cibeles, que entidades vecinales y colectivos de trabajadores ha convocado contra la política municipal. AVIB se ha puesto a disposición de los vecinos para ayudar en todo lo posible y estamos intentando conseguir asesoramiento y apoyo a los vecinos. En los próximos días está previsto que el responsable de urbanismo de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos, Vicente Pérez, visite a los vecinos para aclarar todas sus dudas, al igual que la presidenta de la asociación de afectados por la EMVS. Entendemos que es una obligación apoyar a unos vecinos que están pasando por una situación muy complicada y estamos seguros que conseguirán el apoyo y solidaridad de muchos vecinos del barrio. Cualquier persona que quiera colaborar, apoyar, o solidarizarse con estos vecinos, puede hacerlo a través del blog que están poniendo en marcha http://verona203afectados.blogspot.com/ También todo el que lo desee podrá firmar para apoyar su reivindicación.