Nace la Plataforma Metrobus Infantil Gratis

85

Los niños de 4 a 11 años que visitan Madrid disfrutan una reducción del 50% del precio del billete turístico del transporte público. Los que viven en la capital, sin embargo, han de pagar un euro por cada trayecto, el mismo precio que los adultos. El coste del desplazamiento en transporte público de un adulto con su/s hijos es, por tanto, mucho mayor que hacerlo en automóvil, incluido el abono del aparcamiento. Esta consideración llevó hace unos meses a un grupo de vecinos a constituir la Plataforma Metrobus Infantil Gratis en Madrid para pedir a las autoridades públicas madrileñas que establezcan la gratuidad en el transporte público para los niños menores de 12 años y una reducción de la tarifa para los usuarios menores de 18 años. “No es sólo una cuestión de dinero -subrayaron ayer en la rueda de prensa de presentación de la iniciativa-, sino una medida para acostumbrar a los niños a usar el transporte público. Una apuesta por el medio ambiente. La aprobación de esta medida contribuiría a incentivar el transporte público en detrimento del privado reduciendo con ello la tasa de contaminación atmosférica y mejorando así la salud pública de la ciudadanía”. Las cifras avalan el alcance de la iniciativa. Según el manual editado por la Comisión Europea La ciudad, los niños y la movilidad, “siete de cada diez desplazamientos que se producen por las mañanas entre semana son para llevar a los niños al colegio. Incluidos los fines de semana y festivos, los desplazamientos a la escuela equivalen aproximadamente a los que se realizan por motivos de ocio (se calcula que prácticamente dos de cada tres niños realizan actividades extraescolares) o por «asuntos personales» (ir al médico, visitar a familiares o amigos, etc.). Es decir, cuatro desplazamientos de cada diez”. “No obstante -añade-, los niños y los jóvenes están rodeados, con frecuencia, por un entorno urbano que presta escasa atención a sus necesidades de desplazamiento. En las ciudades, las posibilidades de acceder de una forma autónoma a las muchas y variadas actividades que se ofrecen están limitadas por una política en materia de desplazamientos que responde a las necesidades, costumbres y medios de los adultos, sobre todo de los que circulan en automóvil”. Varias ciudades, entre ellas Estocolmo, han tomado nota y han promovido medidas para fomentar el uso del transporte público entre los jóvenes. En la capital sueca, los menores de 20 años disfrutan de una reducción del 40 al 55% del precio de las tarifas establecidas para los adultos. En Londres, los niños menores de 11 años viajan gratis. En Viena, Munich y Ginebra lo hacen hasta los seis. También en el Estado español ciudades como Figueres, Lleida, Girona y Gijón han tomado la delantera a Madrid permitiendo a los menores de 12 años viajar gratis en transporte público. En septiembre de 2009, Barcelona estrenó la T-12, una tarjeta que los niños que tienen de 4 a 12 años de edad pueden utilizar en autobuses, tranvías, metro y trenes de FGC y cercanías de Renfe durante 16 meses y sin límite de viajes dentro de la zona tarifaria en la que se resida, por 35 euros. Por todo ello, la Plataforma insta al Ayuntamiento de la capital y al Consorcio Regional de Transportes a que establezcan la gratuidad en el transporte público para los niños menores de 12 años y una reducción de la tarifa para los usuarios menores de 18 años. La iniciativa ha sumado, hasta ahora, el apoyo de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (FAPA) Giner de los Ríos, Ecologistas en Acción, A Pie, Colectivo Infancia, el Foro por la Movilidad Sostenible y la Universidad Rey Juan Carlos, entre otros. La Plataforma ha convocado una concentración que tendrá lugar el próximo domingo 28 de noviembre a las 12.30 de la mañana en la plaza de Callao, en la que aprovecharán para repartir información y llevar a cabo juegos reivindicativos con los más pequeños.