Un tercio de los barrios de Madrid no tienen escuelas infantiles públicas para niños de 0 a 3 años

98

Acceder a una escuela infantil pública en Madrid se ha convertido en un quebradero de cabeza para los padres. Además de la escasez de plazas y del tasazo (que las ha encarecido hasta un 175%), muchas familias madrileñas se encuentran con que su barrio no dispone de centros educativos infantiles de gestión pública. Concretamente, 45 de los 128 barrios administrativos de la capital (el 35%) carecen de centros que ofrezcan el primer ciclo de Infantil (de 0 a 3 años), según refleja el documento Diagnóstico de la Ciudad, elaborado por el Ayuntamiento de Madrid para detectar las necesidades de equipamientos en la capital. En toda la capital hay 111 escuelas infantiles públicas, “un número escaso”, según la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (Fravm), que considera necesaria la construcción al menos de 36 centros más. escuelainfantil-2.jpg Este déficit de escuelas infantiles “supone no dar atención pública a un total de 22.010 niños”, apunta el documento municipal. Según el recuento elaborado por el Consistorio, entre los barrios que carecen de este ciclo educativo aparecen algunos con una elevada proporción de población infantil. Es el caso, entre otros, de Butarque (Villaverde), donde un 11,1% de sus habitantes tiene menos de 4 años; Valdemarín (Moncloa), con un 11% de niños en esa edad; Legazpi (Arganzuela), con un 7,7%; Atalaya (Ciudad Lineal), un 7,1%; Palomas (Hortaleza), con un 6,8%; Horcajo (Moratalaz), con un 6,6%; o Abrantes (Carabanchel), con un 6,2%. En cuanto a distritos completos, hay carencia en todo el territorio de Retiro y Salamanca (con solo una escuela cada uno), Chamberí y Moratalaz (con solo tres), según el informe municipal. Las familias que viven en estos barrios y necesitan llevar a sus hijos a una guardería solo tienen dos opciones: la primera es desplazarse a otras zonas para encontrar un escuela infantil pública; la segunda, matricularlos en un centro privado, notablemente más caros que los públicos. “En Butarque no tenemos guardería pública, a pesar de que este es uno de los barrios con más natalidad. La más cercana está en Villaverde Bajo, pero está saturada y no tiene plazas. Así que no nos queda más remedio que llevar a los niños a guarderías privadas, que no bajan de los 400 euros al mes”, explica Antonio Abueitah, padre y vecino de Butarque. En su caso, el Ayuntamiento se comprometió a instalarles una escuela infantil municipal. Incluso, llegó a presupuestar 500.000 euros para este fin en el Plan Especial de Inversiones para Villaverde y reservó una parcela en el barrio. Pero finalmente se desechó el proyecto. “Pusieron la excusa de que, tras el reparto de competencias entre administraciones, ya no les correspondía hacerlo a ellos. Y a eso se unieron los recortes prespuestarios”, explica el portavoz vecinal. La Comunidad y el Ayuntamiento pactaron un nuevo reparto de competencias para evitar duplicidades, pero están pendientes de cerrar un acuerdo para aclarar cuál de las dos administraciones se queda con las escuelas infantiles. Piden más en Aluche, Montecarmelo o Canillas La creación de escuelas infantiles es una de las reivindicaciones más repetidas en los últimos años por los residentes madrileños, principalmente en los nuevos desarrollos urbanísticos de la periferia. La Fravm considera que para “eliminar este déficit, habría que construir, en el horizonte de 2020, al menos 36 escuelas infantiles con un tamaño medio de 120 plazas”. Los residentes llevan años proponiendo la instalación de centros infantiles en parcelas desocupadas de la calle Rodas (Centro), en Aluche (Latina), en Canillas (Hortaleza), en la avenida de Daroca (Vicálvaro), la Fuente del Pavo (Barajas) y en Montecarmelo (Fuencarral). En este último barrio ya tienen una guardería pública gestionada por la Comunidad, pero no les parece suficiente: “Aquí solo hay niños y mujeres embarazadas, así que la escuela infantil que hay está abarrotada. Firmamos un acuerdo con el Ayuntamiento para que nos hiciera otra, pero cuando llegó Botella lo paralizó”, explica Alberto Navazo, representante vecinal de Montecarmelo. También en Aluche están a la espera de un nuevo equipamiento educativo: “Para ir a la escuela más cercana, hay que andar más de 20 minutos. Recogimos firmas para que nos construyeran una, pero no hay expectativas de que la hagan ni a corto ni a largo plazo”, apunta Francisco Rubio, de la asociación de vecinos. La Comunidad y los respectivos ayuntamientos han intentado paliar el déficit de escuelas infantiles con la construcción de ocho nuevos centros para 0-3 años durante el curso actual. Los municipios beneficiados fueron Leganés (con tres centros), Fuenlabrada, Alcorcón, Chinchón, Villalbilla y Madrid capital, según la Consejería de Educación. Además, en Santorcaz y Puentes Viejas se proyectaron sendas casas de niños. De momento, la Consejería se reserva anunciar si prevé construir más escuelas infantiles el próximo curso. En total, la red pública regional de escuelas infantiles cuenta con 463 centros (56 de ellos, en la capital) y 45.618 plazas. El Ayuntamiento de Madrid, por su parte, gestiona directamente 55 centros. En cualquier caso, el peso de la educación infantil en Madrid recae principalmente sobre la iniciativa privada: el 79% de los centros para niños de 0 a 3 años son privados o concertados, según las estadísticas regionales. Actualmente, las escuelas infantiles madrileñas están en pleno proceso de admisión de alumnos. El plazo para solicitar plaza ya ha finalizado y los padres están pendientes de saber si sus hijos han sido aceptados. El próximo 13 de junio saldrán las listas definitivas con la asignación de alumnos y entre los días 18 y 28 de este mes estará abierto el periodo de matriculación.