Una marea de indignación toma Madrid

52
Una marea de indignación toma Madrid
Una marea de indignación toma Madrid

Este domingo 19-J ha sido un día clave. Decenas de miles de ciudadanos simpatizantes con el movimiento 15-M iniciaron durante la mañana las marchas desde diferentes puntos de Madrid hacia el centro de la capital para protestar contra la crisis y el denominado Pacto del Euro. Neptuno, punto final de las manifestaciones, se encontró completamente abarrotado de cuidadanos ‘indignados’, más de 37.000 según el cómputo efectuado por la empresa Lynce, y más de 150.000 según los acampados de Sol. También en más de 60 ciudades españolas ha habido protestas a lo largo de toda la jornada. Marchas desde 21 ciudades hacia Madrid Durante la tarde, un grupo de ‘indignados’ se concentró de manera espontánea en Cibeles y llegaron a cortar la calle Alcalá, en donde organizaron una breve sentada. A las 20.20 h comenzó la asamblea general en la Puerta del Sol, masiva a pesar del calor. En ella han decidido convocar manifestaciones que iniciarán a lo largo de esta semana desde 21 ciudades españolas “para llegar a Madrid el próximo 23 de julio”. Según indicaron los portavoces de la asamblea, “las marchas participarán en las asambleas de todos los lugares por donde pasen”. Al concluir la asamblea, los participantes invitaron a acudir a la embajada de Francia para apoyar a los ‘indignados’ detenidos en el país galo. La próxima asamblea general tendrá lugar el domingo que viene, día 26, a las 17.00 h, mientras que la asamblea general de barrios será ese mismo día a las 19.00 h. Referéndum el 15 de octubre Con estas manifestaciones, los ‘indignados’ pretendían que los bancos y los gobiernos escuchasen “que no están de acuerdo con las medidas y recortes que han tomado”, según la convocatoria enviada a los medios de comunicación. Las multitudinarias marchas que recorrieron las calles de Madrid contra la crisis y el capital confluyeron poco antes de las 14.00 h de la tarde en los aledaños del Congreso de los Diputados, custodiados por un fuerte cordón policial para evitar su acceso a las Cortes (la Delegación del Gobierno no autorizó que la manifestación llegase hasta la Cámara Baja). En la lectura del comunicado final han pedido una huelga general y han convocado un referéndum para el 15 de octubre, convocatoria que coincide con la propuesta de Democracia Real Ya de hacer una manifestación a nivel mundial ese mismo día. Decenas de miles de manifestantes situados tras pancartas reivindicativas, ajenas a partidos políticos y sindicatos, han coreado durante el recorrido consignas contra el actual sistema político y financiero. En Neptuno (plaza de Cánovas del Castillo), que estuvo completamente abarrotado de gente, los ‘indignados’ celebraron un ‘picnic antifatiga’, al que siguió la interpretación de la novena Sinfonía de Beethoven por parte de una orquesta de un centenar de músicos. Por otro lado, las altas temperaturas que azotaron este domingo la capital han sido las causantes de que el Samur haya tenido que atender por una crisis de ansiedad a varias personas que formaban parte de la marcha, según ha informado un portavoz de Emergencias Madrid. ‘Columna Suroeste’ La marcha de Leganés, también denominada ‘columna Suroeste’ fue la primera en partir, a las 9.00 h de la mañana, con una marcha de 15 kilómetros de recorrido (desde el Metro de Leganés Central, pasando por la Glorieta Cabezones hacia Avenida de la Peseta de Madrid capital, Plaza Emperatriz, Glorieta de Oporto, Marqués de Vadillo, Puerta de Toledo, Glorieta de Embajadores, Atocha) hasta Neptuno. Y lo han hecho provistos de chalecos reflectantes para caminar por la carretera, agua y protección solar. “No tenemos miedo, va a ser un gran día”, decían desde el perfil en Twitter de Acampada Sol. ‘Columna Norte’ Plaza de Castilla fue otro de los puntos desde donde partió otra marcha, denominada ‘columna Norte’. “Si alguien se pone violento, nos sentamos en el suelo de forma pacífica y hacemos fotos con el móvil” explicó un portavoz antes de salir. A las 10.00 de la mañana, la hora de partida, ya había en torno a 1.500 personas avanzando enérgicamente por la calle Bravo Murillo (el recorrido es Cuatro Caminos, Paseo de la Castellana, Gregorio Marañón, Colón, Cibles y Neptuno). El lema de la marcha de esta columna norte era el siguiente: “Caminemos juntos contra la crisis y el capital”. En esta marcha participó María Jesús Rodo, un ama de casa de 58 años, que se manifiesta por el futuro de sus hijos: “Espero que se den cuenta los políticos y los banqueros de que no pueden seguir por ese camino”, recalca. “También he apoyado a la acampada de Sol porque me parece un movimiento muy pacífico y cargado de razón”, añade María Jesús. También Miguel Diéguez ha acudido desde el norte de la ciudad. Tiene 19 años y es de Vigo. Estudia Administración y Dirección de Empresas y Derecho en la Complutense, y decidió unirse a la protesta del 19-J porque el Pacto del Euro le parece “otro tijeretazo que ningún partido político incluía en su programa”, dice. “Nos quieren imponer una ley que viene de fuera y que los ciudadanos no podemos cambiar. Solo buscan bajarnos el salario y que tengamos menos poder adquisitivo, quieren atarnos las manos a la espalda”, concluye Miguel. ‘Columna Noreste’ La columna o marcha ‘Noreste’ partió a las 09.30 h del Parque de Santa María del barrio de Hortaleza de Madrid con el siguiente recorrido: el parque Pinar del Rey, Prosperidad, Avenida de América, María de Molina, Gregorio Marañón, Colón y Cibeles para bajar hasta Neptuno. Esta marcha reunió, durante el trayecto, a más de 2.000 personas. En ella participaron Pachi Coca, un funcionario asturiano de 59 años y Paloma Fonseca, una estudiante de psicología de 20 años. Patxi ha venido de Asturias solo para estar este domingo en Madrid y alzar la voz por el futuro que le espera a la gente joven. “Lo poco que hemos conseguido de bienestar social quieren quitarlo”, indicó. “Apoyo el movimiento 15-M, aunque corre el riesgo, como ya ha pasado, de que se filtren violentos y desvirtúen el sentido del mismo”, avisó Pachi, quien añadió: “Espero que esto tenga continuidad. Los verdaderos ‘antisistema’ son los políticos, que son quienes han roto el sistema”. Paloma, que llevaba una pancarta con la frase “Quiero dejar de estár indigná”, dijo que había venido a la marcha “por mi futuro y el de todos nosotros para protegerlo, defenderlo y mejorarlo. El movimiento 15-M me parece una movilización necesaria, única y novedosa, y aunque no podemos saber hacia dónde se dirigirá todo esto, seguiré participando activamente en él”, relató. ‘Columna Sureste’ La ‘columna Sureste’ salió de Getafe a las 10.00 horas hacia el barrio de Villaverde de Madrid, Legazpi y Atocha, para acabar en Neptuno. A la altura de Legazpi, los manifestantes sumaban más de 4.000 personas. En esta marcha estaba Ricardo Vicent, un parado de 34 años a punto de quedarse en la calle por no poder pagar el aquiler. “Cada uno puede aportar su granito de arena a este movimiento”, dijo. “Yo reivindico sobre todo la dación en pago y la reforma electoral y laboral, ya que estoy en total desacuerdo con la clase política de este país”, añadió Ricardo. ‘Columna Este‘ La ‘columna Este’ marchó desde las 10.30 h del Metro de Villa de Vallecas a Madrid capital y su recorrido incluyó Sierra de Guadalupe, Alto del Arenal, Puente de Vallecas para pasar por Atocha camino de Neptuno. En Puente de Vallecas se unieron centenares de ‘indignados’ que venían desde Moratalaz. En total, más de 5.000 personas se concentraron desde este punto para marchar juntos al centro de la capital. En esta ‘columna’ marchaba Eva Conesa, de 39 años, profesora en un colegio público. Vino acompañada por su madre. “Creo que la democracia está desvirtuada y por eso apoyo este movimiento. Se creen que con votar cada 4 años es suficiente y hacen con nuestros votos lo que quieren. Hoy en día, lo único que importa son los mercados y la economía, y la política está al servicio de ellos”, dijo Eva. Sus padres también están implicados en el movimiento. “Fue mi padre, de 73 años, que participa en las asambleas, quien me avisó para que acudiera hoy”. Eva está en contra de la privatización de los servicios públicos, algo que a ella le afecta por su trabajo. También desde Vallecas salió Diego Gorraiz, de 40 años y profesor de un centro de discapacitados. Él y su familia están a favor del 15-M: “Apoyamos el movimiento desde el principio porque nos gusta ver a la gente unida y ver que por fin se ha creado un debate. Todavía somos muy precarios en el ámbito democrático. Lo importante es que los ciudadanos somos los que tenemos el poder, pero tenemos que creérnoslo”. ‘Columna Oeste’ Por último, la marcha denominada ‘Oeste’ comenzó en el Templo de Debot a las 11.00 h para seguir por la calle Bailén, Puerta de Toledo, Glorieta de Embajadores, Atocha y finalmente llegaron a Neptuno.